Publicidad

Dejan en coma a preso paquistaní en India tras morir un reo indio en Pakistán

Nueva Delhi, 3 may (EFE).- Un preso paquistaní entró hoy en coma tras ser atacado en una cárcel de la India, un día después de la muerte en Pakistán de un reo indio condenado por espionaje que había sido brutalmente agredido, informó una fuente policial.

El suceso ocurrió en un presidio situado en las afueras de la localidad de Jammu, capital de invierno de la parte india de la región de Cachemira que ambos países se disputan, según explicó un alto mando de la policía a la agencia local IANS.

El preso paquistaní, que fue atacado por un exmilitar indio convicto, sufrió graves heridas y fue trasladado a un hospital cercano, donde entró en coma, de acuerdo con fuentes médicas citadas por los medios indios.

La prensa no se ha hecho eco aún de la identidad del reo agredido aunque sí precisa que había sido condenado a cadena perpetua por actividades terroristas y estaba preso desde 1999.

Este ataque se produce un día después de que el indio Sarabjit Singh, condenado por espionaje y encarcelado desde hace dos décadas en Pakistán, muriera por las heridas sufridas tras ser atacado días atrás por dos compañeros de celda.

Singh, cuya muerte ha causado revuelo mediático y malestar político en la India, había denunciado en repetidas ocasiones que estaba recibiendo amenazas dentro del centro penitenciario pero no recibió protección.

Su cadáver llegó ayer en un vuelo a la población norteña india de Bhikhiwind, donde un equipo médico está haciendo una autopsia, y será cremado hoy.

Singh será despedido este mismo viernes con un funeral de Estado.

Los allegados de Singh siempre defendieron su inocencia y, según ellos, había cruzado la frontera entre la India a Pakistán bajo los efectos del alcohol.

Sarabjit Singh fue condenado a muerte por espionaje y terrorismo hace 22 años por su relación con varios atentados con bomba en las ciudades de Faisalabad, Multán y Lahore -en el este y el noreste paquistaní- en los que murieron 14 paquistaníes.

Tras ratificarse su sentencia de muerte en el Supremo, en 2006 las autoridades paquistaníes suspendieron la ejecución de Singh después de una controvertida petición de clemencia presentada por el Gobierno indio.

La India y Pakistán mantienen una enconada rivalidad desde su independencia del Imperio Británico y partición del subcontinente, en 1947, que les ha llevado a librar tres guerras y varios conflictos menores. EFE

Publicidad

Publicidad