Publicidad

Nueva York reorganiza plan de evacuación para temporada de huracanes 2013

Nueva York reorganizará su plan de evacuación de la ciudad de cara a la temporada de huracanes 2013, entre otras medidas propuestas en un informe de la alcaldía sobre la respuesta ante el paso del devastador ciclón Sandy en octubre pasado.

El trabajo presentado el viernes por los vicealcaldes Cas Holloway y Linda Gibbs marca las fallas observadas en la preparación y respuesta de Nueva York ante Sandy, que dejó 43 muertos en la ciudad, un apagón general que duró varios días, miles de evacuados y destrozos por miles de millones de dólares.

El informe incluye 59 recomendaciones en diferentes áreas en la cuales ya se ha comenzado a trabajar para la temporada de huracanes 2013, indicó la alcaldía.

Si bien se afirma que Nueva York respondió ante Sandy lo mejor que pudo con "un esfuerzo de evacuación masiva y una rápida recuperación tras al desastre", la vicealcaldesa Gibbs señaló que "se han identificado pasos clave para mejorar la capacidad" de respuesta de la ciudad ante posibles nuevas tormentas.

Una de las principales medidas propuestas por el informe es revisar la organización de los mapas de evacuación de la ciudad.

En vísperas del Sandy, el alcalde Michael Bloomberg había ordenado la evacuación obligatoria de unos 375.000 neoyorquinos de las zonas costeras más bajas de la ciudad.

Si bien muchos acataron la medida, implementada por primera vez en la historia de la Nueva York en 2011 con la llegada de la tormenta tropical "Irene", "miles de residentes decidieron no abandonar sus hogares", con el saldo de 43 muertos, afirma el informe.

A partir de junio próximo, habrá un nuevo mapa con seis zonas de evacuación (numeradas de 1 a 6, de acuerdo a su cercanía a la costa y su altitud), que debería permitir una mayor flexibilidad y control, y que reemplazará al actual mapa de tres sectores (A, B y C).

Otro gran problema del paso de Sandy fue el corte de suministro eléctrico en vasta áreas de la ciudad durante varios días, con más de un millón de neoyorquinos sin luz durante días, caos de tránsito y transporte público interrumpido.

El informe insta a "comprar rápidamente" equipamiento para seguridad pública, "desarrollar alternativas para mantener en funcionamiento el alumbrado callejero y los semáforos" y tener listo un plan para acelerar la restauración de la electricidad en grandes complejos habitacionales.

Seis meses después de su paso, las consecuencias de Sandy aún se hacen sentir en diferentes sectores de la ciudad, sobre todo en las zonas costeras de Rockaway Beach (Queens, noreste) y Coney Island (Brooklyn, sudeste).

Hasta la fecha, la ciudad ha ayudado a unas 20.000 familias a regresar a sus hogares, ha distribuido más de 3 millones de comidas y ha retirado unas 700.000 toneladas de escombros y desechos, afirma el informe.

mar/llu

Publicidad

Publicidad