Publicidad

Ministro del Papa condenará en México la falsa religiosidad de narcotraficantes

El ministro de la Cultura del Vaticano, el cardenal italiano Gianfranco Ravasi, viajará a México, del 6 al 10 de mayo, para participar en un importante foro dedicado al diálogo con ateos e incrédulos, en el que participarán intelectuales de todas las tendencias y que lleva el original nombre de "Atrio de los Gentiles", durante el cual entiende condenar "la degeneración de la religión", en particular de los narcotraficantes.

P: El foro abordó en Italia el problema de la lucha contra el crimen organizado. ¿Cuál será su mensaje en México, un país azotado por ese grave fenómeno, donde los narcotraficantes suelen presentarse como fervientes católicos?

R: "Ante todo, una religiosidad sin un compromiso ético y existencial es una falsa religiosidad y hasta una blasfemia, cometida por aquel que usa la religión como una coartada. Es convertir la religión en una farsa. No se trata de una fe auténtica. Además hay que recalcar que el tráfico de droga es un actividad inmoral, contraria a la religión, por su misma naturaleza. Se trata de una manera de negar a Dios y al cristianismo. El narcotraficante está automáticamente por fuera de la Iglesia y es por ello que recurre a formas alternativas de religiosidad, de idolatría, que son degeneraciones de la religión (como por ejemplo el culto a la Santa Muerte)".

P: ¿Cuál será su mensaje para mejorar la tensa relación entre católicos y laicos anticlericales en México?

R: "El mensaje que quisiera ofrecer es que es posible sentarnos a dialogar, escucharnos unos a otros, con nuestras legítimas divergencias y posturas. Creyentes y no creyentes son distintos, piensan diferente, tienen criterios y experiencias a veces contrastantes; pero es posible presentar con toda lealtad la propia convicción y confrontarla con los demás, no para imponerla, sino para construir conjuntamente alternativas posibles, movidos sólo por el bien de México" (...)

"Con la iniciativa del Atrio de los Gentiles no pretendemos imponer la religión católica. Si en algún tiempo de la historia hubo imposiciones de parte de la Iglesia, hemos pedido perdón y anhelamos que no se repitan".

"Esto es lo que esperamos de este diálogo: que nos escuchemos con respeto, con apertura de mente y corazón. Que asumamos con madurez la pluralidad de pensamientos, religiones, culturas y opciones y así contribuir a la construcción de la paz".

P: ¿Cómo se siente con el nuevo Papa argentino? ¿Le ha cambiado mucho su trabajo con respecto a su labor con Benedicto XVI, quien lanzó la iniciativa del 'Atrio de los Gentiles'?

R: "La diferencia entre los dos es ante todo de método. Los dos quieren obtener el mismo resultado, pero siguiendo caminos diferentes. El papa Benedicto XVI hablaba desde lo alto, de la complejidad de los sistemas, de grandes temas religiosos desde un punto de vista racional y con una mirada de conjunto desde la cúspide. El enfoque de papa Francisco es empírico. Parte de la experiencia para luego elaborar grandes afirmaciones y presentarlas con un lenguaje aparentemente simple .

jlv-kv/ahg

Publicidad

Publicidad