Publicidad

Paloma San Basilio se despide en junio del público "cariñoso y fiel" de Miami

Miami (EE.UU.), 8 may (EFE).- La cantante española Paloma San Basilio actuará el próximo 1 de junio en el James L. Knight Center de Miami (EE.UU.) en su gira de despedida, ante un público que calificó de "cariñoso y fiel".

"Es un público muy cariñoso, muy fiel y que me ha aceptado y respetado mucho. Me siento muy querida en Miami", dijo a Efe la cantante, de 62 años, que destacó que en esta ciudad "lo latino se mezcla y coge mucha fuerza".

Aseguró que en Miami, donde forma parte del Paseo de las Estrellas, siempre tuvo "una respuesta muy grande del público" ya fuera en sus conciertos, musicales o las actuaciones con Julio Iglesias en una Nochevieja o la presentación que ofreció en 1991 junto al tenor Plácido Domingo ante 160.000 personas.

La intérprete de "Juntos" indicó que los llenos en los cuatro primeros conciertos de la gira "Hasta siempre" en Chile suponen un mensaje de que no ha "hecho un mal trabajo estos años".

"Está siendo una gira muy bonita, emocionante y gratificante, porque sabes que la gente está ahí porque quiere decirte adiós y yo les quiero dar las gracias por tantas cosas que me han dado", dijo.

Esta despedida de los escenarios, después de casi 40 años de trayectoria y más de 30 álbumes, comenzó el 2 de mayo en Chile, el primer país de América que la acogió.

La gira continuará el jueves en Rosario (Argentina), para después visitar Perú, Ecuador, Colombia, Costa Rica, Nicaragua y Puerto Rico, donde se cerrará esta gira el próximo 9 de junio.

El espectáculo es una especie de biografía con formato de pequeño musical, con guión, actores y bailarines que comparten diálogos con la cantante madrileña.

"Me negaba a hacer el concierto al uso de canción tras canción. Lo que quería era contar cosas", dijo San Basilio, que explicó que estas presentaciones están llenas de recuerdos y anécdotas que contar a sus "amigos de todos estos años" sobre cómo fue su carrera y revelar historias desconocidas, y todo ello "en clave de humor".

A pesar de este tono positivo, reconoció que en los primeros conciertos ha tenido momentos en los que le han "flaqueado un poco las defensas", pero aseguró que no le importa "exhibir (las emociones) en el escenario, pues es un sitio para no tener pudor, ser muy sincero y dejarse llevar por los sentimientos".

"Voy dejando atrás países donde sé que no voy a volver y es una sensación de paz, tranquilidad, de sentir que estoy haciendo lo que debo en el momento adecuado", dijo.

Entre sus planes de futuro, están "vivir en el mar", en su casa en Cádiz (España), tener "libertad de hacer lo que sea capaz de hacer" y olvidarse de las metas, "esa cosa que se sublima y está tan sobrevalorada", aunque su vena artística la seguirá desarrollando a través de la pintura.

"Quiero darme el derecho a decidir sobre esta etapa de mi vida con libertad absoluta y el tiempo necesario y también creer en que surgirá algo que valga la pena y sea una etapa que me proponga cosas", aseguró la cantante, que opinó que cada fase de su vida ha sido mejor que la anterior y espera que vuelva a suceder lo mismo.

"No tengo una necesidad de trascender, lo que la gente quiera tener de mí lo tendrá. Yo tengo que librarme de ese personaje que, en algunas ocasiones, no soy yo. La vida es mucho más que todo eso", indicó la cantante, quien fue reconocida en 2006 con el Grammy a la Excelencia Musical.

La cantante hará este verano una gira por España, donde grabará uno de sus conciertos para un próximo lanzamiento en CD+DVD, y prevé un segundo tour en otoño para visitar países latinoamericanos que no puede visitar en esta primera fase.

Asimismo espera incluir una presentación en Los Ángeles, donde viven sus nietos, Neo y Alma, quienes son una "parte muy importante del por qué me voy y por qué estoy también". EFE

abm/cs/dmt

Publicidad

Publicidad