Publicidad

Una monja y dos activistas, culpables de irrumpir en complejo nuclear de EEUU

Washington, 8 may (EFE).- Tres activistas antinucleares, entre ellos una monja católica de 83 años, fueron hallados culpables hoy de intentar atentar contra la defensa nacional de Estados Unidos al irrumpir el pasado mes de julio en un complejo de producción de armas nuclear en Tennessee, informaron fuentes judiciales.

"Cuando interfieres con la Y-12 (el complejo en el que irrumpieron), estás interfiriendo con la defensa nacional", indicó Jeff Theodore, fiscal asistente, en declaraciones recogidas por el diario local Knoxville News Sentinel.

También fueron encontrados culpables del cargo de dañar propiedad estatal, según los documentos judiciales, y en total podrían encarar penas de prisión de hasta diez años.

La monja Megan Rice iba acompañada del veterano de la guerra de Vietnam, Michael Walli, de 64 años, ambos residentes en la capital estadounidense, y Greg Boertje-Obed, un pintor de 57 años de Minesota.

Ataviados con linternas y un cortador de cerrojos, rompieron la valla de entrada para acceder al Y-12 National Security Complex, en la localidad de Oak Ridge, donde estuvieron varias horas, tiempo que aprovecharon para dejar pintadas contra las armas nucleares y citas bíblicas.

Los daños físicos han sido calculados en más de 8.000 dólares, de acuerdo con funcionarios del complejo nuclear.

El director de la planta, Steve Erhart, indicó que no solo se trata de daños materiales si no que la ruptura de las medidas de seguridad daña la credibilidad del complejo como un lugar seguro para almacenar material nuclear.

No obstante, los abogados defensores han explicado que los activistas no opusieron ningún tipo de resistencia a su detención y que sus acciones habían sido de carácter meramente simbólico.

En la Y-12, uno de los principales centros de almacenamiento nuclear en Estados Unidos, se producen elementos de uranio para cabezas nucleares y se desmontan viejas armas nucleares. EFE

Publicidad

Publicidad