Publicidad

Mursi busca inversiones en Brasil para reavivar la economía de Egipto

(Añade China como miembro de los BRICS en primer párrafo)

São Paulo, 9 may (EFE).- El presidente de Egipto, Mohamed Mursi, concluyó hoy su primera visita a Brasil y a un país de América Latina con una llamada a la cooperación con el grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) para impulsar la economía de su país.

"La economía egipcia va a recuperar la fuerza con el buen gobierno", dijo Mursi en una entrevista con un canal de televisión público brasileño.

Ese fue el único contacto que tuvo con la prensa en la mayor plaza económica de Brasil, donde hoy se entrevistó en privado con Paulo Skaf, presidente de la Federación de Industrias del Estado de São Paulo, que representa a casi 130.000 empresas.

Mursi, quien asumió la presidencia en junio del año pasado, reiteró hoy su deseo de incorporar a Egipto al grupo de países emergentes que componen los BRICS, todos los cuales ha visitado en menos de un año.

"Queremos participar en los BRICS. Estamos listos para cooperar con el grupo", aseveró Mursi, quien dijo que su plan económico busca "una industria fuerte basada en la transferencia de tecnología".

Egipto creció un 2,2 % en 2012, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), que prevé una expansión del 2 % este año.

En cambio, el Producto Interno Bruto (PIB) del país árabe aumentó casi un 5 % durante la década hasta 2010, bajo la presidencia de Hosni Mubarak, quien cayó en febrero de 2011 tras una ola de protestas.

Mursi aseveró que anteriormente ese crecimiento "no beneficiaba absolutamente nada a los egipcios, beneficiaba a un número limitado de familias".

Abogó por una economía que traiga ventajas a toda la población, mediante el combate a la corrupción "practicada por el régimen antiguo" y una mejor distribución de la renta.

Además, dijo estar "muy optimista" respecto a la relación entre Egipto y Brasil, dos países que a su juicio son semejantes por la fuerza de su sector económico privado y el deseo de acabar con la pobreza, entre otros factores.

Mursi, quien llegó al poder después de que el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas dirigiera el país entre febrero de 2011 y junio de 2012, se refirió también a la situación política en Egipto.

Negó que haya cualquier tensión entre el Gobierno y los militares y aseveró que las Fuerzas Armadas "lucharon para proteger a los revolucionarios egipcios" que con cuyas protestas provocaron la salida de Mubarak.

También defendió la Carta Magna aprobada en un referéndum a finales de diciembre pasado.

"Por primera vez la Constitución egipcia defiende de forma clara los derechos de los no musulmanes", dijo Mursi, que ganó la presidencia al frente del Partido Libertad y Justicia (PLJ), el brazo político de los Hermanos Musulmanes, un movimiento islámico.

"Queremos libertades totales, queremos garantizar el derecho de todos a expresar sus opiniones", añadió.

Mursi se reunió hoy también con miembros de la comunidad árabe en São Paulo y con el alcalde de la ciudad, Fernando Haddad, antes de su vuelta prevista a Egipto.

Viajó a Brasil acompañado de una delegación de 22 empresarios de su país, que presentaron las oportunidades de inversión brasileña en Egipto en sectores como la infraestructura, petroquímica, energía, transporte, agricultura y proyectos navales vinculados con el Canal de Suez. EFE

cma/cav

Publicidad

Publicidad