Publicidad

Corea del Norte condena la visita de la presidenta surcoreana a EE.UU.

Seúl, 10 may (EFE).- Corea del Norte calificó hoy como "un preludio para la invasión" de su país la actual gira estadounidense de la presidenta surcoreana, Park Geun-hye, en la que se reunió con Barack Obama y acusó a los aliados de elevar la tensión regional.

El viaje de Park a EE.UU. es "un encuentro desagradable entre el maestro y su sirviente para elevar la tensión en la península de Corea", además del "preludio a una guerra peligrosa para invadir Corea del Norte y realizar la estrategia de dominar Asia", indicó la agencia estatal norcoreana KCNA en un comunicado.

El despacho, suscrito por el Comité para la Reunificación Pacífica de Corea, órgano del régimen de Kim Jong-un sobre políticas hacia el Sur, acusó a Park de realizar falsos llamamientos a la confianza y "calumniar a Corea del Norte por su estrategia de impulsar el crecimiento económico y la fuerza nuclear".

En su habitual retórica belicista, el régimen norcoreano también advirtió a la jefa de Estado del Sur que "haría bien en pensarse dos veces" su alianza con EEUU, a quién, aseguró, "le deparará un final miserable".

Park Geun-hye partió el pasado domingo a EE.UU. en su primer viaje oficial al extranjero desde que asumiera el cargo de presidenta el pasado febrero.

Park, que regresará hoy a Seúl, se reunió el martes en Washington con Barack Obama, en un encuentro bilateral en el que ambos mandatarios reafirmaron su alianza en defensa frente a las amenazas de Corea del Norte y prometieron responder duramente ante una eventual agresión del país comunista.

Obama pidió a Corea del Norte que abandone su aislamiento y emprenda reformas democráticas, mientras Park subrayó que el militarizado régimen de Kim Jong-un "no será capaz de sobrevivir" si persigue tener armas nucleares mientras sus ciudadanos sufren graves carencias económicas.

La situación en la península coreana estos días es de tensa calma, después de que a mediados de abril Pyongyang bajara el tono tras un mes y medio de duras amenazas de guerra, que elevaron a niveles peligrosos la tensión regional. EFE

Publicidad

Publicidad