Publicidad

El número de armas vendidas en Brasil se sextuplicó en los últimos ocho años

Río de Janeiro, 12 may (EFE).- El número de armas nuevas vendidas legalmente en Brasil se multiplicó por seis en los últimos ocho años, desde 5.161 en 2004 hasta el récord de 31.500 en 2012, pese a un estatuto adoptado en 2003 que dificultó su compra y su posesión, según cifras oficiales divulgadas hoy por el diario O Globo.

La venta de armas había caído desde 22.269 en 2003 hasta 5.161 en 2004 con la entrada en vigor del Estatuto del Desarme, una legislación que restringió la comercialización y prohibió que personas que no pertenecen a los cuerpos policiales porten armas en la calle.

Precisamente estos ciudadanos, que pueden adquirir armas si cumplen numerosas exigencias pero tan sólo las pueden tenerlas en sus casas, fueron responsables por el 60 % de las armas adquiridas en Brasil el año pasado, según las estadísticas de la Policía Federal citada por el periódico carioca.

De acuerdo con los datos de la Policía Federal, responsable por el control, entre 2002 y 2012 fueron registradas en el país 183.722 armas nuevas, prácticamente dos a cada hora.

Las estadísticas no incluyen el comercio de armas usadas ni las introducidas de contrabando al país ni las vendidas ilegalmente.

Según especialistas consultados igualmente por O Globo, el aumento de la compra de armas obedece a la falta de campañas públicas para desincentivar ese comercio y al aumento de la percepción de violencia en algunas ciudades.

El Estatuto de Desarme, que en su época fue considerado modelo e incluyó una exitosa campaña para recoger las armas que las personas tenían en sus casas sin registro, elevó de 21 a 25 años la edad mínima en que se puede comprar un arma y exigió del comprador un examen psicológico y una prueba práctica de tiro.

La misma legislación encarece la compra de una arma debido a que, entre certificados, declaraciones y exigencias, el interesado tiene que pagar al menos 1.000 reales (unos 500 dólares) para registrar una pistola o un revólver.

Según un estudio divulgado este año por el Centro Brasileño de Estudios Latinoamericanos (Cebela) y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), el número de muertes por armas de fuego en Brasil aumentó un 346,5 % en tres décadas, al pasar de 8.710 en 1980 a 38.892 en 2010.

Si se tiene en cuenta sólo a las víctimas de entre 15 y 29 años, el aumento del número de muertos por armas de fuego fue del 414 % en el mismo período al subir de 4.415 casos a 22.694.

El número de muertos creció a un ritmo del 7,3 % anual entre 1990 y 2003, cuando llegó al pico de 39.325, y desde entonces ha caído ligeramente, lo que los especialistas atribuyen al Estatuto del Desarme. EFE

Publicidad

Publicidad