Publicidad

Liga Árabe condena el asesinato de líder rebelde de Darfur que firmó la paz

El Cairo, 14 may (EFE).- La Liga Árabe condenó hoy con firmeza el reciente asesinato del líder de una facción del rebelde Movimiento de Justicia e Igualdad (MJI), Mohamed Ahmad Bishr, y aseguró que es un intento de perjudicar a la paz en Darfur.

En un comunicado, la organización panárabe destacó que Bishr eligió "la paz como opción estratégica", en alusión al acuerdo firmado en abril pasado con las autoridades de Jartum en Doha después de haberse desgajado del MJI en septiembre de 2012.

"Ese asesinato supone una deleznable acción terrorista, una flagrante violación a la legislación internacional y un intento de afectar los esfuerzos para lograr la seguridad, la estabilidad y paz", subrayó la nota.

La Liga Árabe pidió detener y castigar a los culpables de ese crimen, cometido en Chad, cerca de la frontera con Sudán, y presentó "su sincero pésame a las familias de los mártires de la paz".

Por último, instó a los grupos armados que no han firmado el acta de paz para Darfur de Doha a "rechazar la violencia y recurrir a la razón mediante la adhesión al proceso de paz, de reconstrucción y de desarrollo".

Bishr fue asesinado junto a su asesor Arco Suleyman Dahiya y otras cinco personas, en un ataque en Chad, que los servicios secretos sudaneses atribuyeron a otro grupo del MJI, según un comunicado oficial difundido ayer, lunes.

En la nota, los servicios secretos sudaneses acusan a la facción principal del MJI, encabezada por Yibril Ibrahim, de haber "matado a sangre fría" a todos ellos.

El ataque tuvo lugar a cuatro kilómetros de la frontera con Sudán, cuando un convoy en el que viajaban las víctimas se dirigía desde Chad hacia Darfur.

Por su parte, el MJI afirmó en un comunicado que sus fuerzas en el norte de Darfur fueron atacadas el domingo pasado por "desertores que firmaron un acuerdo de paz con el Gobierno del genocidio en Doha".

El conflicto de Darfur se inició a comienzos de 2003, cuando dos grupos insurgentes, el MJI y el Movimiento para la Liberación de Sudán (MLS), se levantaron en armas contra el régimen sudanés en protesta por la pobreza y la marginación en esa región.

Hasta ahora, el Gobierno de Sudán y el MJI habían llevado a cabo varias rondas de diálogo en Doha, sin lograr el cese de la violencia, que ha causado al menos 300.000 muertos y unos 2,7 millones de desplazados en la región, según datos de la ONU. EFE

Publicidad

Publicidad