Publicidad

'Chicharito' quiere resarcirse en la Copa Confederaciones de una gris temporada

El delantero Javier 'Chicharito' Hernández llegará a la Copa Confederaciones de Brasil-2013 con ganas de volver a ser la figura carismática de la selección de México y de resarcirse de una floja campaña con el Manchester United inglés.

De hecho, el Tricolor clasificó para la Copa Confederaciones (que se celebrará del 15 al 30 de junio) en buena parte gracias al certero remate y el oportunismo que caracterizan a este goleador de 24 años, mundialista en Sudáfrica-2010.

El 'Chicharito' fue fundamental para que México se impusiera en la Copa Oro-2011 de la Concacaf al ser el máximo goleador con siete dianas.

Hernández pertenece a "una estirpe muy extraña, difícil de conseguir (...) Puede jugar o no en el Manchester United, pero cuando se pone la playera verde es insuperable", dijo a la AFP Luis García, exdelantero mundialista mexicano y actualmente analista de la cadena TV Azteca.

Aquella Copa Oro fue un brillante colofón para la temporada 2010-11 en la que Hernández debutó con los 'Diablos Rojos' y, siendo un auténtico desconocido en Europa, logró atraer los focos con sus 20 goles que contribuyeron decisivamente a la obtención del título de liga.

El sorprendente 'Chicharito' logró opacar al afianzado delantero búlgaro Dimitar Berbatov y se convirtió en el gran socio de la estrella Wayne Rooney.

En su segunda temporada juntos, el United y el ariete azteca sólo ganaron la Community Shield, pero Hernández registró 12 goles y mantuvo el cariño de la afición. En esta última temporada, Hernández sumó otra Premier League pero sus minutos de acción vinieron a menos por la contratación del delantero holandés Robin van Persie.

"Estoy feliz de estar en este club pero me gustaría jugar más minutos. Es frustrante", admitió Hernández, cuyo instinto goleador le llevó aún así a anotar 17 goles en todas las competiciones de la campaña.

En Brasil, el 'Chicharito' quiere recuperar su contagiosa sonrisa al lado de sus compañeros del Tricolor, que confían a ciegas en el rendimiento de su habitual salvador.

"'Chicharito' tiene una relación con el gol muy complicada de explicar y sus compañeros lo entienden así. Cuando él está, ellos respiran, saben que alguna va a meter", explica Luis García.

Con la playera verde, Hernández tiene ya una sobresaliente marca de 30 goles en 46 partidos, que inició en 2009 cuando militaba en el Chivas de Guadalajara.

El 'Chicharito' es el último exponente de una dinastía familiar de destacados jugadores mexicanos -su padre y abuelo llegaron a disputar Copas del Mundo- criados en las Chivas, el club más popular de México.

Su padre, también llamado Javier Hernández y apodado 'Chícharo', recuerda que su hijo admiraba profundamente al delantero brasileño Ronaldo y trataba de imitarle durante sus años de formación en las Chivas y en sus primeras llamadas con las selecciones inferiores.

Hernández formó parte del equipo que clasificó al Mundial Sub-17 de 2005, pero finalmente no fue convocado para esa cita y se quedó sin participar del histórico triunfo de la selección mexicana, que lideraron otras promesas como Giovani dos Santos y Carlos Vela.

Superado este revés, el 'Chicharito' protagonizó una imparable trayectoria que le llevó a debutar en Primera División con las Chivas de la mano del actual seleccionador mexicano, José Manuel de la Torre, y sumar 29 goles en 79 partidos.

Su olfato goleador llamó rápidamente la atención en Europa, donde el Manchester United pagó 9,1 millones de dólares por hacerse con los servicios de este jugador que ya hablaba un excelente inglés.

Ahora, su futuro con los 'Diablos Rojos' genera dudas tras la salida del técnico Alex Ferguson, quien este año ha contado menos que nunca con el 'Chicharito' pese a que no le permitió acudir a los Juegos Olímpicos de Londres-2012, en los que México se llevó la medalla de oro.

str-gbv/rs

Publicidad

Publicidad