Publicidad

El OIEA, decidido a "trabajar duro" para resolver los problemas con Irán

Viena, 15 may (EFE).- El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) se mostró hoy en Viena, poco antes de iniciar una reunión con representantes de Irán, decidido a "trabajar duro" para hallar una solución a los asuntos pendientes relacionados con "una posible dimensión militar" del programa nuclear iraní.

"Aún hay diferencias pero estamos comprometidos a dialogar y decididos a resolver estos asuntos", dijo el inspector jefe de controles nucleares del OIEA, el belga Herman Nackaerts, a un grupo de periodistas que lo esperaban delante de la Representación Permanente de Irán ante el citado organismo.

"Como señalamos en febrero, nuestro objetivo es terminar el documento para un procedimiento estructurado", recordó antes de entrar en la citada legación diplomática en Viena, donde se celebra la reunión con una delegación de Irán encabezada por su embajador, Ali Asghar Soltanieh.

Nackaerts agregó que tal "documento busca facilitar la resolución de los asuntos pendientes relacionados con una posible dimensión militar del programa nuclear iraní".

"Vamos a trabajar duro hoy para resolver las diferencias", concluyó el alto cargo del organismo de Naciones Unidas encargado de velar por el uso pacífico de la energía atómica.

Para terminar el citado documento, ambas partes deben llegar a un acuerdo sobre las modalidades del programa de seguimiento e inspecciones internacionales de las actividades nucleares de Irán.

Tras diez rondas de negociaciones, los representantes del OIEA volvieron el 14 de febrero de Teherán con las manos vacías, sin el deseado acuerdo sobre ese "procedimiento estructurado".

Desde hace más de un año, el OIEA trata de acordar con el régimen iraní más inspecciones a las instalaciones y más acceso a técnicos de ese país, que ayuden a descartar la existencia de un programa atómico clandestino para construir armas nucleares.

Concretamente, los inspectores del OIEA exigen visitar la base militar de Parchin, a las afueras de Teherán, donde diferentes servicios de inteligencia sospechan que se han realizado experimentos atómicos con fines militares.

Irán asegura que no tiene nada que ocultar pero rechaza esta petición alegando motivos de seguridad nacional.

La reunión vienesa de hoy tiene lugar el mismo día de la nueva cita, esta tarde en Estambul (Turquía), de la Alta Representante de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, y el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional, Said Jalili.

El objetivo de ese encuentro también centrado en el polémico programa nuclear iraní es desbloquear el diálogo al respecto entre Teherán y el G5+1 (las cinco potencias del Consejo de Seguridad de la ONU -Estados Unidos, China, Rusia, Reino Unido y Francia-, más Alemania).

Ashton coordina el G5+1, mientras que el conservador Jalili, es el principal negociador de su país en este proceso y ahora se postula a la presidencia iraní en las elecciones del 14 de junio.

Estas conversaciones buscan una posibilidad para continuar el proceso negociador paralizado desde hace semanas por la falta de acuerdo, en un ambiente de incertidumbre ante las elecciones presidenciales que la República Islámica celebra el próximo mes. EFE

Publicidad

Publicidad