Publicidad

El diálogo colombiano cumple medio año en Cuba sin cerrar el tema agrario

La Habana, 19 may (EFE).- Los diálogos de paz que sostienen en Cuba el Gobierno de Colombia y las FARC cumplieron hoy medio año sin superar el primer punto de la agenda, la medular cuestión agraria; entre divergencias sobre el ritmo y plazos del proceso y mientras continúa el conflicto en el país suramericano.

Ambas partes admiten aproximaciones sobre el tema de la tierra, pero lo cierto es que la mesa de diálogo de La Habana no ha arrojado aún resultados concretos que permitan avanzar en la agenda pactada para intentar poner fin a la confrontación colombiana.

Con todo, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) hicieron hoy un balance positivo de seis meses de conversaciones, donde se ha progresado "en medio de dificultades, tratando de aproximar dos posiciones diametralmente opuestas", según "Iván Márquez", número dos de la guerrilla y jefe de su delegación de paz.

Y aunque son optimistas con la posibilidad de cerrar pronto el primer punto de la agenda, las FARC volvieron este domingo a pedir tiempo para el proceso en general y discreparon de quienes critican su lentitud.

"No entiendo por qué dicen que el ritmo es lento (...) Estos temas tenemos que tratarlos con serenidad, con profundidad si queremos realmente sentar unas bases sólidas para la construcción de una paz estable y duradera", aseveró ante los medios "Iván Márquez", cuyo verdadero nombre es Luciano Marín Arango.

Las diferencias de la guerrilla y el Gobierno sobre la duración y ritmo de las conversaciones han sido una de las constantes en los seis meses de "Diálogos de La Habana", donde los negociadores del presidente Juan Manuel Santos advierten que no se puede estar hablando "indefinidamente" y piden agilidad a la insurgencia para ofrecer resultados a los colombianos.

Pero las FARC no quieren que les metan prisa y rechazan trabajar bajo la presión de los tiempos legislativos y electorales que marcan los comicios presidenciales de 2014.

Incluso los guerrilleros opinaron hoy que el anuncio del presidente Santos de aspirar a la reelección es una decisión que "libera" al proceso de paz de "presiones innecesarias de tiempo", según dijo "Márquez".

Como ha sido habitual en los últimos seis meses, a la llegada de los equipos negociadores al Palacio de Convenciones de La Habana hoy tampoco hubo palabras a la prensa por parte de los delegados del Gobierno, encabezados por el exvicepresidente Humberto de la Calle, quien solo realiza declaraciones sin preguntas cada vez que acaba una ronda de negociación.

Y es que otra de las características en los diálogos de La Habana ha sido la discreción mediática de los delegados de Santos frente a una guerrilla que sí ha aprovechado diariamente las cámaras y los micrófonos de los medios para leer comunicados o realizar declaraciones sobre diversos temas o divulgar sus propuestas en materia agraria.

Desde que el 19 de noviembre de 2012 se instalaron en Cuba las conversaciones para la paz en Colombia, se han celebrado nueve rondas de diálogo, las primeras dedicadas a diseñar mecanismos de participación ciudadana como una serie de foros para debatir cada uno de los puntos de la agenda y de los que salen propuestas que se elevan a la mesa.

Mientras el diálogo en la isla caribeña sigue estancado en el tema agrario, en Colombia ya se han celebrado los foros sobre ese punto y el siguiente: las garantías para la participación política de las FARC una vez alcanzado el acuerdo definitivo para la paz.

Precisamente, mañana representantes del Centro del Pensamiento de la Universidad de Bogotá y de la oficina de Naciones Unidas en Colombia viajarán a La Habana para entregar a los equipos negociadores las propuestas emanadas de ese evento.

En estos meses, Gobierno y guerrilla también dedicaron muchas horas (la mitad del tiempo de trabajo conjunto, según las FARC) a cuestiones "relacionadas con la metodología" de las conversaciones como por ejemplo "unificar" el significado de las palabras y términos sobre los distintos temas.

Ha sido necesario "elaborar una suerte de glosario que nos permita estar seguros, tanto en la parte del Gobierno como en la insurgencia, de que cuando nos referimos a un tema lo estamos entendiendo de la misma manera. Esto es fundamental para comprender los problemas y poder avanzar", explicó "Márquez". EFE

sam/acb

Publicidad

Publicidad