Publicidad

Grupos pro inmigrantes aplauden primera victoria hacia la reforma en EE.UU.

Washington, 22 may (EFE).- Grupos pro inmigrantes prometieron hoy que continuarán su militancia a favor de una reforma migratoria integral en EE.UU., tras saborear su primera victoria con la aprobación preliminar de la medida en un comité del Senado.

Aunque la Cámara de Representantes aún no ha presentado su propia versión de la reforma, activistas defensores de los inmigrantes consideran que la aprobación anoche de la medida en el influyente Comité Judicial del Senado es un gran paso hacia la legalización de once millones de inmigrantes indocumentados en EE.UU.

De ser aprobada por el Congreso este año, sería la primera reforma migratoria desde la "amnistía" de 1986 durante la presidencia de Ronald Reagan (1981-1989) y que legalizó a tres millones de extranjeros clandestinos.

Tras cinco días y casi 30 horas de debate desde el pasado 9 de mayo, el Comité Judicial, compuesto por diez demócratas y ocho republicanos, aprobó la iniciativa en una votación por 13 a 5.

La medida, que se ha mantenido prácticamente intacta pese a las enmiendas republicanas para diluirla, pasará a debate y voto en el pleno del Senado el mes próximo, mientras la Cámara baja, donde los republicanos tienen mayoría, prepara en paralelo la presentación de su alternativa.

La reforma migratoria, que fracasó en 2007 por falta de consenso, nuevamente cuenta con un amplio respaldo de grupos cívicos, empresariales, religiosos y comunitarios, que hoy renovaron su llamado a la acción.

"Vamos a seguir ejerciendo presión tanto en demócratas como en republicanos, y vamos a centrarnos en legisladores de estados clave en este debate, como Luisiana, Colorado, Carolina del Norte y del Sur, y Florida", dijo a Efe Marielena Hincapié, directora ejecutiva del Centro Nacional de Leyes de Inmigración (NILC), miembro de una ampliación coalición pro reforma.

"Vamos a mantener el enfoque en el Capitolio pero también en los distritos (de los legisladores clave), y también se organizarán vigilias, misas, actos de desobediencia civil, cabildeo y educación de la opinión pública. Estamos entrando en una etapa que va a ser muy difícil, pero creo que tenemos mucha fuerza saliendo del Comité Judicial", agregó Hincapié.

Richard Trumka, presidente de la federación sindical AFL-CIO, dijo en un comunicado que el voto del Comité es un "enorme paso hacia corregir una injusticia, la crisis de deportación que durante demasiado tiempo ha destrozado a familias, comunidades y sitios de trabajo".

"El siguiente paso, por supuesto, no es descansar con este logro sino redoblar la campaña sindical para una hoja de ruta hacia la ciudadanía (de los indocumentados)", agregó Trumka, cuyo grupo tuvo protagonismo en la elaboración del plan reformista.

Mientras, el Concejo Nacional de La Raza (NCLR), una de las principales organizaciones hispanas en EE.UU., instó a la comunidad inmigrante a que "llame a sus senadores y mantenga el impulso de la reforma migratoria.

"Definitivamente habrá más batallas por delante, pero estamos listos para luchar", afirmó NCLR en su página web.

Tras la adopción de decenas de enmiendas, el plan para la reforma migratoria incluye un aumento de hasta 180.000 visas "H-1B" para extranjeros altamente cualificados, y mejoras al sistema de visas y la vigilancia fronteriza.

No obstante, bajo presiones de su propio partido, el presidente del Comité Judicial del Senado, el demócrata Patrick Leahy, retiró su enmienda que pretendía que los ciudadanos estadounidenses homosexuales pudieran solicitar que se legalice a la pareja con la que se hayan casado en otros países.

Aunque prometió continuar "luchando por la igualdad", Leahy no precisó si la presentará cuando la reforma se debata en el pleno del Senado.

Durante su acostumbrada rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo hoy que el presidente Barack Obama apoya la inclusión de parejas homosexuales en la reforma y seguirá luchando por mejorar el plan reformista.

Obama "apoya la enmienda sobre los derechos de individuos de la comunidad LGBT (homosexual)... y le gustaría ver que el Congreso la apoya", enfatizó Carney.

"También ha dejado en claro que no espera conseguir todo lo que quiere en este proyecto de ley. Eso no quiere decir que no luchará por todo lo que quiere, pero entiende que (llegar a un) consenso significa que no consigues cada cosa que quieres" en el plan reformista, señaló.

La campaña de presión, con antiguos y nuevos aliados en la lucha por la reforma, incluirá visitas a las oficinas del Congreso y el uso de redes sociales, según los activistas.

Del otro bando del debate migratorio, también los grupos conservadores han dejado en claro que continuarán presionando para que el Senado rechace la reforma migratoria. EFE

Publicidad

Publicidad