Publicidad

Llegan el festival urbano y el fin de semana más conflictivo de Miami Beach

Mar Gonzalo

Miami (EEUU), 25 may (EFE).- Decenas de miles de jóvenes, en su mayoría afroamericanos, se encuentran en Miami Beach para participar en un peculiar festival urbano improvisado que se celebrará durante todo el fin de semana, más largo de lo normal por celebrarse el lunes el Memorial Day (Día de los Caídos).

Lo que se ha dado en denominar "Urban Beach Weekend" es un festival improvisado donde reinan el hip-hop, los coches "tuneados" cargados de altavoces gigantes y chicas bailando, con cadenas doradas para ellos y vestidos mínimos para ellas, en medio de altercados callejeros.

Entre los residentes las opiniones están divididas. En su mayoría prefieren salir huyendo de Miami Beach durante el Memorial Weekend, que está considerado el inicio extraoficial del verano en esta parte de EEUU, aunque también hay quienes disfrutan de este pintoresco espectáculo.

Entre los negocios locales ocurre lo mismo: Hay quienes lo ven como una gran oportunidad para aumentar los ingresos, ya que se trata de uno de los fines de semana más rentables del año, pero también hay bares, restaurantes y hoteles que prefieren cerrar para evitar posibles conflictos o desperfectos.

Este es el decimotercer año que se celebra una concentración que surgió de manera espontánea en el año 2000 y, desde entonces, nunca han faltado los conflictos con los residentes locales, los enfrentamientos con la policía y los incidentes de toda índole.

El más sonado ocurrió en el Memorial Weekend de 2011, cuando la policía protagonizó un tiroteo en plena calle a un hombre negro que conducía sólo y de manera errática. Su automóvil chocó con otros según avanzaba por Collins Avenue, entre ellos con un coche patrulla.

Raymond Herisse, de 22 años, con 0,14 % de alcohol en sangre y un arma en el automóvil -aunque se tardó días en descubrir-, recibió 16 de los más de cien tiros que disparó la policía en cuestión de cinco segundos y que también hirieron a cuatro transeúntes.

El tiroteo fue grabado en vídeo por varios aficionados, que los colgaron en internet, lo que ayudó a que diera la vuelta al mundo y empeorara aún más la imagen del "Urban Beach Weekend".

Precisamente esta semana la familia del fallecido ha presentado una demanda contra la policía, amparada en el informe de los resultados de la autopsia, que han tardado dos años en obtener y después de que un juez ordenara su publicación.

Para tratar de reducir los altercados la policía lleva a cabo un gran despliegue en el que participan agentes de otras jurisdicciones y estados, al tiempo que un gran grupo de voluntarios, ataviados con camisetas que los identifican como "embajadores de buena voluntad", tratan de ayudar a solucionar cualquier tipo de problema.

Desde dónde puede estar un vehículo que ha sido retirado por la grúa hasta dónde se llevan a los detenidos, pasando por información sobre objetos perdidos, baños públicos, atención de emergencias o alternativas para disfrutar pacíficamente del fin de semana.

El lema que llevan escrito estos voluntarios en sus camisetas es, por segundo año consecutivo, el de "Respect the scene" (respeta el lugar), para animar a quienes acuden a esta isla -que se calcula que este año podría recibir a más de 300.000 personas- a que disfruten de la fiesta sin destrozar la ciudad.

Durante estos días no es extraño ver detectores de metales en locales y hoteles e incluso controles de alcoholemia, algo muy poco habitual en Miami, y sistemas de control automático de matrículas.

Además, uno de los escasos puentes que unen Miami Beach con el continente sólo puede ser utilizado por quienes demuestren que son residentes o trabajan en la isla y se cortan al trafico algunas de las calles principales.

"Come on vacation, don't leave on probation" (ven de vacaciones, no te vayas en liberta condicional) es una de las frases que se oyen a menudo estos días en las emisoras de radio de Miami Beach. EFE

Publicidad

Publicidad