Publicidad

Asambela Nacional de Venezuela aprueba ley de control de armas

La Asamblea Nacional de Venezuela aprobó este martes por unanimidad la Ley para el Desarme y Control de Armas y Municiones que prohíbe a los civiles portar armas de fuego, en un país con altos índices de violencia.

La ley aprobada castigará con penas de siete a 20 años de cárcel a civiles que porten armas o trafiquen con ellas de forma ilícita. Además, restringe la venta de armamento y municiones a particulares y prohíbe la exhibición de armas en sitios públicos, entre otras medidas.

La norma, de 126 artículos, establece excepciones para el uso de armas: autoriza a las personas físicas a usarlas para la protección de bienes y ante circunstancias de riesgo, y a las personas jurídicas para el traslado de bienes y valores.

En febrero, el gobierno inició un proceso para el registro de armas para que los civiles cumplan la normativa. Por otra parte ya se llevan adelante campañas para la entrega voluntaria de armas a cambio de algún producto.

"Después de que se tenga el censo completo de todas esas armas, quien quede por fuera seguramente no quiso registrarla porque cometerá un delito. Esa persona tendrá una sanción severa que va desde siete a 20 años de prisión, de acuerdo con el grado de delito que contiene el uso del armamento", dijo a la televisión estatal Elvis Amoroso, uno de los diputados que impulsó la ley.

La legislación también establece regulaciones sobre el uso de armas por parte de cuerpos policiales, servicios de seguridad y aficionados al tiro, mientras que ordena que se marque las municiones utilizadas de forma lícita.

El texto, aprobado con el voto del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela y de los partidos de la oposición, forma parte de las políticas gubernamentales denominadas Movimiento por la Paz y la Vida y Gran Misión a Toda Vida Venezuela.

Según cifras del gobierno, en el primer trimestre de 2013 se registraron 3.400 homicidios, después de que 2012 cerrara con unos 16.000 asesinatos.

La organización Amnistía Internacional (AI) reclamó el pasado 22 de mayo a Venezuela el establecimiento de rigurosos controles de armas y municiones, al considerar que la ausencia de un registro promueve la criminalidad.

sem/spc/ad

Publicidad

Publicidad