Publicidad

Acosan a activista china contra el abuso infantil tras ser liberada

Pekín, 13 jun (EFE).- La activista china Ye Haiyan, conocida por su lucha contra los abusos a menores, fue puesta en libertad por las autoridades, que la habían detenido el 30 de mayo, pero al regresar a su casa fue acosada y vapuleada por ciudadanos.

Según explicó la activista hoy en su cuenta de Weibo (similar al Twitter occidental), Ye fue liberada el miércoles tras pasar 15 días bajo "detención administrativa" pero al regresar a su vivienda en la localidad de Bobai, provincia sureña de Guangxi, se topó con decenas de ciudadanos que la insultaban y asediaban su casa.

"Debajo de mi casa hay vecinos que me gritan e insultan, incluso tienen una pancarta", relató a través de la red social Ye, quien, en un primer momento, ironizó sobre la situación: "¡Qué bien organizados: después de todo, parece que el movimiento ciudadano no ha acabado en China!".

Ye Haiyan, de 38 años, fue detenida el 30 de mayo después de que una decena de mujeres y un hombre del Departamento de Seguridad Pública entraran en su casa cuando estaba con su hija de trece años y le dieran una paliza, según denunció entonces la activista.

Las autoridades de Guangxi emitieron un comunicado en el que negaron haber tenido algo que ver en la agresión. Según esta fuente, el suceso se debió a un ajuste de cuentas entre Ye y unas mujeres a las que había acusado públicamente de ejercer la prostitución.

El incidente ocurrió después de que Ye se fotografiara a la puerta de una escuela de Wanning (Hainan, sureste) -donde se habían denunciado abusos sexuales de alumnos por parte de las autoridades escolares- con el siguiente cartel: "Directores de colegio, buscadme a mí si queréis una habitación privada (eufemismo con el que Ye se refería al sexo), pero dejad en paz a los alumnos de primaria".

Su pancarta circuló ampliamente por las redes sociales y reunió centenares de apoyos.

Tras ello, vino su detención y hoy Ye también informó de un más que posible "desalojo".

"La propietaria de mi piso es muy buena persona pero ha soportado mucha presión y me ha pedido que me traslade", señaló Ye, quien sufrió durante una hora y media, aproximadamente, los insultos del centenar de ciudadanos congregados a la puerta de su casa que le pedían que abandonara la localidad.

El incidente se prolongó hasta la llegada de la Policía, que descolgó una pancarta en la que Ye era tildada de "prostituta" y en la que ciudadanas denunciaban haber sido "apuñaladas" por la activista en el enfrentamiento del que ella mismo informó el día que fue detenida.

Ye aprovechó su espacio en internet para evidenciar la "falsedad" de estas acusaciones, al publicar una foto de las supuestas agredidas en las que aparecían sin ningún tipo de herida o marca.

También quiso agradecer a través de las redes todo el apoyo que ha recibido -como madres de todo el país o el artista Ai Weiwei-, así como pedir perdón a aquellos que han recibido golpes por unirse a su causa. EFE

Publicidad

Publicidad