Publicidad

Colapso de los mayas se debió a la destrucción de su ambiente, dice experto

Carlos Arrazola

Guatemala, 14 jun (EFE).- El colapso de la civilización maya se debió a la destrucción del medio ambiente propiciada por ella misma debido a la mala administración de los recursos, aseguró hoy el arqueólogo estadounidense Richard D. Hansen, uno de los principales investigadores de esa cultura ancestral.

"Los mismos mayas dañaron su ambiente. Lo destruyeron. El impacto del daño (al medio ambiente) fue tan fuerte que ocasionaron el colapso" de la civilización, dijo Hansen en entrevista con Efe.

El investigador del Departamento de Antropología de la Universidad de Idaho y del Instituto para la Investigación Mesoamericana de Estados Unidos es uno de los principales expositores de la VI Convención Mundial de Arqueología Maya, que inició este viernes en la capital guatemalteca.

Su conferencia en la reunión versará sobre "El asentamiento y proceso cultural y natural en la Cuenca Mirador", la que él y otros expertos consideran como "la cuna de la civilización maya".

Hansen descubrió en 1978 la Cuenca Mirador, el más grande complejo de la civilización maya que abarca 51 ciudades en las que se encuentran las pirámides más grandes construidas por los mayas hace más de 3.000 años.

La Cuenca Mirador está ubicada en la zona selvática del departamento de Petén, en el norte de Guatemala y fronterizo con México.

Cuenta con un área de 2.169 kilómetros cuadrados en donde han sido descubiertas hasta el momento 51 ciudades mayas, las cuales estuvieron interconectadas por un sistema de "súper carreteras".

Durante más de tres décadas Hansen ha reconstruido con base en evidencias científicas a la civilización desde sus orígenes, aún no del todo establecidos, pasando por su desarrollo político, cultural, económico y arquitectónico hasta constituirse "en todo un imperio", y su colapso debido "a la destrucción de su medio ambiente".

En la Cuenca Mirador, explicó el experto, los mayas constituyeron "el primer Estado económico en el continente americano".

"En el período preclásico (en el año 1.500 antes de Cristo) formaron el primer Estado político, casi un imperio, donde había un desarrollo con fuertes manejos económicos y grandes poblaciones", pero debido a un error estratégico "de gobierno", los mismos mayas provocaron su colapso.

A partir del año 150 después de Cristo, "debido a multifactores" asociados con el medio ambiente como enfermedades, sequías y deforestación, "la gente empezó a abandonar la zona".

"Pero no se trató de un caso de abandono en el que la gente se va, pero regresa. Acá se fueron y no regresaron (porque) hubo un colapso, un abandono total" debido a la destrucción del ambiente, sostuvo Hansen.

Los mayas "eran humanos" y como tales "cometieron errores", "abusaron de los recursos que tenían a su disposición", cayeron en el "consumo conspicuo", prefirieron construir grandes palacios "sin pensar en las necesidades de la gente, sin darle de comer", hasta que "se terminaron todo", dijo.

Durante la primera jornada de la convención disertó Alejandro Morales, del Centro de Rescate de Vida Silvestre (ARCAS) de Guatemala, quien destacó que la fauna que prevalecía durante el apogeo de la cultura maya ha sobrevivido a las prolongadas sequías, los huracanes y los nefastos efectos del cambio climático.

Morales explicó cómo las especies animales han logrado preservarse a pesar de los cambios del clima debido a los proceso de supervivencia natural.

Su aseveración se basa en los múltiples estudios arqueológicos realizados en las zonas donde habitaron los mayas, así como las evidencias científicas sobre la fauna halladas en las antiguas ciudades.

La principal amenaza que sufren ahora los felinos, reptiles y demás especies que habitan las selvas donde estuvieron las ciudades mayas es la presencia del hombre, que caza, trafica y destruye la fauna, añadió el experto.

La Convención, que culminará el próximo domingo, pretende encontrar explicaciones teóricas sobre la forma en que los antiguos mayas administraban los recursos naturales y el crecimiento urbanístico de sus ciudades, así como encontrar vías en el mundo actual para evitar el gran colapso que se cree sufrió esa civilización. EFE

ca/gf/eat

Publicidad

Publicidad