Publicidad

Segmento de falla cerca a Estambul podría causar fuerte sismo

A salvo de los sismos que por lo regular afectan a Turquía, un pequeño segmento de falla situado cerca de Estambul, en el mar de Mármara, expone la capital turca a un temblor potencialmente devastador, advirtió un estudio publicado el martes.

La falla norte-anatoliana, la más activa de Europa, provocó importantes sismos a lo largo del siglo XX, comenzando por el de Ganos (oeste de Turquía) en 1912 y el de Erzincan (este de Anatolia) en 1939.

Dos sismos recientes ocurrieron en 1999, cerca de Izmit y Düzce, al este de Estambul. Ambos tuvieron una magnitud superior a 7 y causaron muchas víctimas, y en total unos 20.000 muertos en el caso de Izmit.

Desde entonces la actividad sísmica parece incrementarse a lo largo de la falla norte-anatoliana justo al sur de Estambul, en el mar de Mármara.

Esta zona, de unos 150 km de largo, es la única que no ha causado un sismo significativo desde inicios del siglo XX.

Los geólogos tienen indicios de que las tensiones siguen acumulándose en esta región.

Marco Bohnhoff, del centro alemán para las Geociencias de Potsdam, y su equipo, estudiaron la actividad sísmica de esta zona, analizando los datos obtenidos sobre 835 micro-sismos entre 2006 et 2010.

Según su análisis, un segmento de la falla de unos 30 km de largo, situada a unos 10 km bajo las islas Princes, servirían de punto de anclaje de todas esas tensiones telúricas.

Y si ese botón de seguridad saltara de manera brutal, podría provocar un sismo de una magnitud superior a 7 en las puertas de Estambul, megalópolis de unos 13 millones de habitantes.

"El contraste entre la actividad sísmica creciente registrada en la parte oriental del mar de Mármara desde 2002 y la calma que reina en las islas Princes, frente a Estambul, es impresionante", subraya el estudio, publicado en la revista británica Nature Communications.

Según investigadores, ese segmento "podría haber servido de barrera contra la ruptura de Izmit en 1999, impidiendo que el deslizamiento de la falla continuara hacia Estambul", un poco más al norte.

Si es el caso, al bloquear y concentrar las tensiones sísmicas, este mismo segmento "podría ser también la fuente de un futuro sismo" que afectase a Estambul, advierte el estudio, que recomienda vigilar estrechamente los micro-sismos en esta porción de la falla para dar la alerta en caso signos anunciadores.

Datos históricos registran importantes sismos (magnitud superior a 7) en la región de Estambul, y los dos últimos en 1509 y 1766, lo que llevaría a una frecuencia de unos 200 a 250 años.

Según cálculos recientes, la probabilidad de que un sismo de ese importancia pueda reproducirse de aquí a 2034 es de entre 35% y 70%.

ban/dab/phc/eg/ahg

Publicidad

Publicidad