Publicidad

Reconstruyen en México las escuelas destruidas por una secta de Nueva Jerusalén

Las autoridades de la localidad de Nueva Jerusalén, en el oeste de México, colocaron el martes la primera piedra de lo que será un complejo escolar, casi un año después de que integrantes de una secta destruyeran dos escuelas en nombre de la Virgen del Rosario.

"Se cierra una página con la inauguración de las obras escolares y con la edificación de la plaza pública", dijo durante el acto público Jesús Reyna, gobernador interino del estado de Michoacán, donde se encuentra Nueva Jerusalén.

La obra, que incluye un jardín de niños, una escuela primaria y una secundaria en un terreno llamado La Injertada-La Ermita, tendrá una inversión de más de 2 millones de pesos (más de 150.000 dólares).

Esos fondos serán aportados por habitantes de la comunidad como reparación de los daños causados el 6 de julio de 2012, cuando miembros de la secta de la Virgen del Rosario, armados con picos y mazas, destruyeron las escuelas de preescolar y primaria asegurando que su patrona les ordenó el ataque a través de una vidente.

Con la reconstrucción de las escuelas, "el gobierno estatal podría otorgar el perdón legal a 72 miembros [de la secta] que enfrentan un proceso judicial, pero será un juez quien de la última palabra", comentó Reyna.

Sin embargo, no todos están de acuerdo con esta posibilidad.

Óscar Montero, representante de los habitantes laicos de Nueva Jerusalén -llamados "disidentes"- dijo a la AFP que "no es justo que con la construcción de una plaza pública, el gobierno otorgue el perdón legal a quienes destruyeron aulas educativas", aunque aclaró que respetará la decisión para promover la paz en el poblado.

Nueva Jerusalén fue fundada en 1973 después de que la campesina Gabina Romero asegurara que la Virgen del Rosario se le apareció con un mensaje para el párroco del cercano Puruarán, Nabor Cárdenas, para que creara un pueblo de penitentes y salvara al mundo de su inminente fin.

Cárdenas se convirtió en "Papa Nabor", líder del culto no reconocido por la Iglesia católica, y Romero en "Mamá Salomé", la vidente que recibía cotidianamente mensajes de la virgen.

El pueblo, de más de 3.000 habitantes dedicados principalmente a la agricultura, fue creciendo con creyentes provenientes de todo México, que adoptan sus rígidas normas como la prohibición de la televisión, la radio, los diarios, los celulares, las bebidas alcohólicas, la música (excepto la litúrgica), los noviazgos... Hasta el año 2000 estaba vetada incluso la electricidad.

Las mujeres de la secta visten una especie de túnica de distinto color según al grupo al que pertenecen y un velo que cubre el cabello. Además llevan un rosario y escapulario al cuello.

srt-yo/pc

Publicidad

Publicidad