Francia pierde al diseñador Jean-Louis Scherrer, abanderado de los estampados

París, 20 jun (EFE).- El mundo de la moda francesa llora hoy la muerte del diseñador Jean-Louis Scherrer, estilista de la casa Dior bajo la dirección artística de Yves Saint Laurent y fundador de su propia línea a partir de 1962, con la que obtuvo el premio "Dé d'or" ("Dedal de oro") de la Alta Costura.

Scherrer deseaba ser bailarín profesional, pero una caída le obligó a cambiar de proyecto vital. Fue así como empezó a formarse y trabajar (de 1956 a 1959) para una de las firmas de moda más prestigiosas del mundo, Dior, capitaneada en ese momento por Yves Saint Laurent.

En 1962 abrió su propia tienda de lujo en el célebre Faubourg Saint-Honoré de París, de la que eran clientas asiduas Jackie Kennedy y Claudia Cardinale, entre otras.

Los vestidos de noche con estampados florales o de lunares fueron su primera lanza de combate en el mundo de la moda.

Con el tiempo añadió los tejidos de leopardo y se consolidó como un maestro en el estilismo. Sus faldas de lunares de cintura ceñida y la apuesta por unos hombros desnudos o marcados, fueron también señas de identidad de la casa Scherrer.

En los años setenta decidió trasladarse al número 51 de la opulenta avenida Montaigne de la capital francesa, donde se codeó con firmas como Chanel, Louis-Vuitton o la propia Dior y comenzó su trayectoria en el prêt-à-porter femenino.

Siete años después, la marca Jean-Louis Scherrer se impuso en Japón, donde alcanzó un verdadero triunfo, que unos años más tarde, en 2000, le abrió las puertas del mercado chino con la inauguración de su primera boutique en este país.

El estilista también se lanzó a la creación de perfumes, como "Jean-Louis Scherrer", "Nuits Indiennes" o "S".

No fue hasta 1980 cuando el modisto francés recibió el "Dedal de oro" de la Alta Costura Parisina, por su colección "Russe" Otoño/Invierno 1980-1981, todo un éxito internacional.

En 1988, el creador relanzó la moda del pantalón largo con su colección Primavera/Verano 1988.

La inauguración de su primera línea en cuero no llegó hasta los años noventa, época en la que la firma se diversificó con las colecciones de diferentes accesorios como gafas, zapatos o corbatas.

El 11 de abril de 1990, Scherrer decidió asociarse a las casas Seibu y Hermès para asegurar el futuro de su marca. Inicialmente debía permanecer como director artístico hasta principios de 2000, pero en 1992 dimitió, dejando su puesto a Erik Mortensen.

El año 1994, la primera colección de Jean-Louis Scherrer sin el propio costurero fundador, recibió también el "Dedal de oro" de la Alta Costura Parisina.

Bernard Perris, Stéphane Rolland y Christian Clerc también siguieron la estela de Scherrer a la cabeza de la firma, para la que concebieron la línea de prêt-à-porter masculina.

El grupo Scherrer fue finalmente comprado por Alain Duménil, que posee otras marcas de lujo como Louis Féraud o Smalto

La casa de alta costura cerró definitivamente sus puertas en 2008, bajo la mirada consternada de su creador, Jean-Louis Scherrer, que murió hoy en París a los 78 años tras una larga enfermedad. EFE