Centroamérica une fuerzas ante desafíos de la migración ilegal

Los cancilleres de Centroamérica acordaron este viernes en México unir fuerzas ante la problemática regional de la migración ilegal hacia Estados Unidos, un periplo que viven anualmente más de 140.000 migrantes atravesando territorio mexicano, donde muchos sufren violaciones a sus derechos.

El compromiso tuvo lugar en el marco de una reunión de ministros de Exteriores centroamericanos, de Colombia y República Dominicana en el estado de Chiapas (suroeste) en la que también se discutieron temas de seguridad, económicos y de cooperación.

"El problema que tenemos es que, muchas veces, los mismos migrantes son víctimas de los grupos del crimen organizado internacional y son víctimas no solamente de tráfico sino de trata de personas y ese es un asunto que lo tenemos que atacar regionalmente", dijo en rueda de prensa el canciller de El Salvador, Hugo Martínez.

El funcionario señaló que, para vencer la amenaza de los grupos del crimen organizado hay que "compartir información y aunar esfuerzos" entre los países de la región, al mismo tiempo que se fortalece y garantiza "el respeto pleno de los derechos humanos de la población migrante".

La reunión entre cancilleres se dio en momentos en que México alista un plan coordinado con militares de la secretaría de la Marina para ordenar su frontera sur, por la que cada año entran según cifras oficiales más de 140.000 migrantes indocumentados -la mayoría centroamericanos- para tratar de llegar a Estados Unidos.

Muchos de ellos son víctimas de violaciones a los derechos humanos (asesinatos, secuestros, ataques sexuales) por parte de autoridades y bandas del crimen organizado.

Entre algunas de las medidas inmediatas que los cancilleres acordaron fue la implementación de unidades móviles de salud para atender a los migrantes en los consulados en México de los países centroamericanos.

Al referirse a la problemática migratoria, el canciller de Costa Rica, José Enrique Castillo, hizo autocrítica y dijo que los países de donde proceden los migrantes deben "hacer más por el desarrollo, por reducir la brecha de inequidad" y evitar que esas personas salgan hacia Estados Unidos "por una necesidad".

En la reunión, que sirvió para revisar los compromisos del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) y del mecanismo de Tuxtla, México puso a disposición de los países centroamericanos un fondo de 500 millones de dólares para apoyar proyectos de infraestructura.

str/csc/hov