Miles de personas se manifiestan en Paraguay contra la corrupción política

Asunción, 21 jun (EFE).- Una multitud de unos tres millares de personas recorrió hoy las calles del centro de Asunción tras congregarse frente al Congreso para denunciar la corrupción y criticar a la clase política paraguaya.

Unas 3.000 personas se reunieron en la Plaza de Armas, situada a unos metros del Congreso Nacional, donde megáfono en mano se iban sucediendo líderes gremiales, políticos locales, activistas y todo tipo de ciudadanos que guardando turno accedían al micrófono público para hablar a los asistentes.

La convocatoria de protesta se difundió por redes sociales bajo el lema "Por un Paraguay mejor" y con un texto que criticaba el reciente aumento que los diputados aprobaron para sus propias jubilaciones, así como el que los congresistas aplazaran la aprobación del proyecto de un nuevo transporte público para la ciudad de Asunción.

La presidenta de la Coordinadora de Abogados de Paraguay, Katia González, explicó a Efe que su plataforma es una de las convocantes además de "distintos grupos ciudadanos" que se movilizan desde hace dos años para criticar la corrupción política.

"Estamos aquí para pedir una mejor justicia en Paraguay. Se viralizó la convocatoria en redes sociales, hay muchos jóvenes estudiantes, maestros, profesionales, trabajadores de a pie y es lo que hace rica esta convocatoria", dijo González.

La presidenta de la coordinadora informó que su organización quiere que la agenda parlamentaria "la marque la ciudadanía".

"Hoy tenemos una agenda que está priorizando cosas que son una bofetada para el Paraguay, por ejemplo se han subido su jubilación en retraimiento del proyecto del Metro-Bus, pero no es una indignación única, cada uno tiene sus motivos", afirmó.

"Creo que el ejemplo que nos están dando los compatriotas brasileños influyó, ¿por qué ellos sí y nosotros no?", añadió González, quien calculó en unas 4.000 personas el número de asistentes.

Después de leer e improvisar varios discursos durante un par de horas, varios centenares de personas se dirigieron a la puerta del Congreso donde, tras un breve forcejeo, fueron contenidos por policías antidisturbios sin provocar incidentes.

El grupo, que a veces crecía y otras veces disminuía, realizó un periplo por el centro de Asunción pasando por delante del Panteón de los Héroes y cortando el tráfico en las esquinas donde encontraban autobuses a los que gritaban: "¡Chatarra! y ¡Queremos Metro-Bus!

Los manifestantes protestaron también frente a la casa de un diputado del Partido Colorado y después en la sede de un diario nacional.

Los asistentes coreaban frases como: "¡Paraguay se despertó! o ¿Qué pasó en Curuguaty?", en referencia a la masacre donde murieron seis policías y once campesinos en un enfrentamiento en junio del año pasado durante el desalojo de unas parcelas que los "sin tierra" ocupaban como protesta a favor de la reforma agraria.

Graciela Ramírez, de 69 años, declaró a Efe que fue a manifestarse contra "las cosas malas" que están haciendo los congresistas.

"Quiero una modernización del transporte público", espetó.

La hermana Catalina, monja de las Hijas de la Misericordia, dijo a Efe que ella y otras compañeras de su orden vinieron a "acompañar al pueblo que sufre, porque ya es hora de que se haga justicia y los dirigentes se interesen por las necesidades del pueblo".

Samsara, de 22 años, paraguaya que acaba de regresar con su familia tras residir en España durante 8 años, afirmó estar "harta de la corrupción de los políticos que roban cada día".

"Me recuerda a las protestas que se hicieron en Madrid, es una revolución que se está haciendo en todos lados, sobre todo hay que hacerlo en Paraguay que es el segundo país más corrupto del mundo, y el sesenta por ciento somos jóvenes. Somos los indignados paraguayos", añadió. EFE

sct/dmt