Uruguay, nómade de Confederaciones

Jorge Figueroa

Recife (Brasil), 21 jun (EFE).- La selección de fútbol de Uruguay ratificó hoy ser la mas nómade de las que participan en la Copa Confederaciones y, urgida por las circunstancias, volvió a cambiar su lugar de entrenamiento en esta ciudad del nordeste brasileño donde el domingo buscará su pase a semifinales frente a Tahití.

Hoy los "celestes" practicaron en el Centro de Entrenamiento del Club Náutico, ubicado a unos 30 kilómetros del centro de Recife, distancia que se tarda mas de una hora en recorrer debido al intenso tráfico y la combinación de las permanentes lluvias tropicales que anegan rutas y carreteras.

Los integrantes del cuerpo técnico uruguayo descartaron volver a utilizar el centro de entrenamiento del Sporte Club, ubicado aún más distante y en una zona semiselvática de difícil acceso.

Las instalaciones de este último, actualmente ubicado en el segundo lugar de la clasificación de la Liga Brasileña interrumpida por la Copa Confederaciones, se presentan más cómodas pero para llegar a ellas los uruguayos debían recorrer hora y media en autobús, aún con la policía abriendo paso, tanto de ida como de regreso a su hotel.

En principio los uruguayos tenían asignado como lugar de entrenamiento en Recife el estadio José Rego Maciel, mas conocido como Arruda, también propiedad del Sporte Club pero quedó anegado por las lluvias y se dejó sin efecto su utilización.

Los traslados nómades de los "celestes" se iniciaron precisamente debido a esa situación.

En Recife, capital del estado de Pernambuco, los "celestes" debutaron en el torneo con derrota 1-2 frente a España.

Luego, en Salvador, capital de Bahía, donde los uruguayos vencieron en la víspera a Nigeria, las cosas funcionaron mejor aunque no escaparon al largo trayecto desde el hotel que les asignó la FIFA como "cuartel general" hasta el estadio del club Vitoria igualmente enclavado en la periferia de la ciudad y con tráfico multiplicado.

"Creo que si en los autobuses que utilizamos acumularas millas como sucede en los aviones, al final del torneo tendría una cantidad como para llevar a mi familia de vacaciones", dijo uno de los habituales titulares del equipo uruguayo a Efe, aunque prefirió mantener su nombre en reserva "para que no digan que somos quejosos", agregó.

Los problemas de organización molestaron incluso al entrenador uruguayo Oscar Washington Tabárez que en más de una conferencia de prensa se refirió a los mismos e incluso llegó a comentar la posibilidad de ampliar la estadía de la delegación en Salvador en detrimento de Recife pero luego aclaró: "la FIFA no nos deja".

Los "celestes" irán el domingo por una victoria frente a Tahití en la última jornada del Grupo B que los deposite en las semifinales de la Copa Confederaciones. EFE