Fiscal argentino investiga presunta maniobra de lavado con bonos públicos

Buenos Aires, 22 jun (EFE).- Un fiscal de Argentina investiga una presunta millonaria maniobra de lavado de activos mediante operaciones con bonos públicos en el marco de una causa que involucra a un empresario cercano al fallecido expresidente Néstor Kirchner, informó hoy la prensa local.

El fiscal José Campagnoli presentó a la Justicia documentación sobre supuestas maniobras por las que sociedades vinculadas al empresario Lázaro Báez habrían repatriado 65 millones de dólares a través de la venta de títulos públicos por la que luego habrían ingresado el dinero en una cuenta de Austral Construcciones, firma de Báez, en el estatal Banco de la Nación, informaron los diarios Clarín y La Nación.

Báez es el principal adjudicatario de obra pública en la sureña provincia argentina de Santa Cruz y estrecho colaborador del fallecido exgobernador de esa provincia y expresidente argentino Néstor Kirchner.

Campagnoli actúa como fiscal en una causa que investiga si otro empresario, Federico Elaskar, fue obligado a vender en 2011 bajo amenazas de muerte la financiera SGI.

SGI quedó bajo control de Helvetic SG, con sede en Suiza, sociedad que, según Elaskar, pertenecería a Báez.

Elaskar y otro empresario, Leonardo Fariña, saltaron a la fama hace unos meses al declarar en un programa periodístico haber estado involucrados en una operación para enviar a la banca suiza alrededor de 55 millones de euros (unos 70 millones de dólares).

En sus declaraciones televisivas, ambos empresarios involucraron en la supuesta trama a Lázaro Báez.

Según informó hoy Clarín, el fiscal Campagnoli logró determinar que entre diciembre y abril pasado Helvetic vendió a través de la sociedad de bolsa Financial Net bonos de deuda argentina por 65,7 millones de dólares -cifra similar a la que se investiga si había sido fugada antes a Suiza- y que el producido de esa operación fue depositado en la cuenta del Banco de la Nación de Austral Construcciones.

El origen de los títulos de la deuda pública argentina sería una cuenta en el banco Safra de Ginebra, según indicó Clarín, que apuntó que a criterio del fiscal estos indicios son "la prueba del retorno o el lavado dinero" de la trama que involucra a Báez.

Según informó La Nación, la hipótesis del fiscal es que la operación se habría hecho en dos tramos: la mitad del dinero se habría repatriado en bonos públicos y la otra mitad "habría sido blanqueada empleando en la compra de esos mismos títulos los dineros ingresados al país de manera clandestina, o bien destinado a tal fin sumas de dinero en negro existentes en Argentina".

"Entre el 14 de diciembre de 2012 y el 8 de abril de 2013 se registró el ingreso al país de aproximadamente 65.000.000 de dólares que los extorsionadores acusados en autos negociaron en frenéticas transacciones de bonos de la deuda soberana", dice el escrito que el fiscal presentó el pasado miércoles ante la jueza a cargo del caso, María Gabriela Lanz, que ha sido recusada por Báez. EFE