Titular de Supremo argentino dice que la Justicia no es un grupo abroquelado

Buenos Aires, 22 jun (EFE).- El titular de la Corte Suprema de Justicia de Argentina, Ricardo Lorenzetti, dijo hoy que el Poder Judicial no es un "grupo abroquelado", luego de que la presidenta Cristina Fernández criticó a los magistrados tras un fallo del Supremo que declaró inconstitucional una reforma judicial impulsada por la mandataria.

"La Justicia es un poder del Estado, no es un grupo abroquelado. La Justicia tiene que funcionar para llevar tranquilidad", dijo Lorenzetti en breves declaraciones publicadas hoy por el periódico Perfil, de Buenos Aires.

El juez supremo se excusó de hablar sobre el fallo de la Corte en contra de los cambios en el Consejo de la Magistratura, el órgano de designación y remoción de jueces, y también de hacer comentarios sobre el discurso en el que el pasado jueves Fernández criticó con dureza al Poder Judicial.

"Con mis colegas quedamos en que no íbamos a hablar y yo no voy a hablar sobre el tema", dijo Lorenzetti.

El martes pasado, en un fallo dividido, el máximo tribunal declaró inconstitucionales cuatro artículos de la ley recientemente aprobada por el Parlamento por la que se introdujeron cambios en la regulación del Consejo de la Magistratura, órgano creado por la reforma constitucional de 1994.

Los jueces supremos también declararon inconstitucional el decreto por el cual el Gobierno realizó la convocatoria para la elección de candidatos a consejeros, que iba a celebrarse en simultáneo con los comicios legislativos de este año.

El jueves último, Fernández aseguró en un acto que "más temprano que tarde" se logrará la reforma, renovó su "compromiso de democratizar a los tres poderes del Estado" y sostuvo que le costaba "creer que en este siglo XXI estén impidiendo a los argentinos votar".

"Los argentinos pueden votar y elegir libremente a los Poderes Ejecutivo y Legislativo por ahora. No vaya a ser que venga una medida cautelar y no nos dejen votar. No sería extraño que dicten alguna cautelar y nos impidan votar (por) legisladores o presidente. Si el presidente o los legisladores no son convenientes, puede que lo hagan", advirtió la mandataria.

Sostuvo que "no hay nada más importante que una sociedad democrática, donde la ley es pareja para todos, donde la igualdad consagrada por la Constitución no es letra muerta", pero advirtió que "todavía, por lo menos en algún sector de las instituciones, esto no es así".

La jefa de Estado lamentó que exista una especie de "derecho de veto" que la Constitución sólo le reconoce al Poder Ejecutivo y que "ahora se ha trasladado al Poder Judicial, que veta las leyes que hacen legisladores y presidentes".

Además, acusó a los magistrados de tener "ventajas innumerables", como no pagar impuestos, viajar sin dar explicaciones y ni siquiera ser criticados "porque nadie los conoce".

"Lo único que tenés que hacer es encontrar a algún gil que sea presidente para que junte la guita (dinero) que te pague los sueldos y para que te hagan los edificios", afirmó Fernández en abierta critica a los jueces.

La reforma judicial impulsada fue seriamente cuestionadas por partidos de oposición, asociaciones de magistrados y de abogados, muchos de los cuales acudieron a los tribunales en contra de unos cambios que, a su juicio, suponían una "partidización y politización" de la Justicia. EFE