España y EEUU compartirán datos sobre armas fuego para combatir delincuencia

Washington, 1 jul (EFE).- España y Estados Unidos firmaron hoy un memorando de entendimiento para avanzar en la colaboración en la lucha contra la delincuencia y el contrabando de armas, mediante la creación de una base de datos sobre armas de fuego con acceso compartido para los cuerpos policiales de ambos países.

Se trata del programa E-Trace, un sistema electrónico en el que se cargarán los datos de todas aquellas armas que la policía relacione con acciones criminales, así como la identificación de los delincuentes que hayan sido detenidos en la operación en la que se incautaron.

"Mediante esta conexión segura a través de internet podremos rastrear, por ejemplo, las veces que un arma ha sido utilizada en distintas acciones criminales en distintos países", explicó a Efe el consejero de Interior de la embajada de España en Washington, José García Molina.

El memorando, que entrará en vigor mañana mismo, fue firmado por el embajador español en EE.UU., Ramón Gil-Casares, y el director asistente del Buró estadounidense para el Alcohol, el Tabaco, las Armas y los Explosivos (ATF, en inglés), John Torres.

El acuerdo permitirá a esta agencia estadounidense el acceso a una base de datos conjunta con la Policía Nacional y la Guardia Civil de España, por lo que las fuerzas de seguridad a uno y otro lado del Atlántico compartirán información útil para todo tipo de investigaciones, incluyendo las de la lucha antiterrorista.

"Es un acuerdo muy importante para España y Estados Unidos porque permitirá determinar el origen de las armas recuperadas en acciones criminales y ver si existen conexiones entre los delincuentes en ambos países", indicó a Efe John Torres, firmante del memorando por parte de Washington.

"Si, por ejemplo, la policía encuentra en España un arma que proviene de EE.UU., nosotros le podremos decir quién la fabricó o quién fue su último propietario; y al revés", explicó Torres, quien dijo que su país tiene acuerdos similares con hasta una cincuentena de Estados en todo el mundo. EFE

ma/tb/vv