Caricom celebra sus 40 años y pide ayuda antidrogas a EE.UU. y Canadá

Puerto España, 4 jul (EFE).- Los quince países miembros de la Comunidad del Caribe (Caricom), en su mayoría pequeñas economías insulares anglófonas, conmemoraron hoy el 40 aniversario de la fundación de esta asociación regional, con el propósito de demostrar al mundo su capacidad para avanzar hacia una verdadera integración.

Los líderes reunidos en la capital de Trinidad y Tobago también pidieron la ayuda de EE.UU. y Canadá para combatir el tráfico de drogas en el Caribe.

"No podemos, y no debemos, permitir que se pierdan la visión y esperanzas que nuestros grandes líderes plasmaron aquí hace 40 años, firmes en la convicción de que sólo por el esfuerzo colectivo las ambiciones de los pueblos del Caribe podrían materializarse", dijo la primera ministra de Trinidad y Tobago, Kamla Persad Bissessar, que acaba de asumir la presidencia semestral rotatoria de Caricom.

Para celebrar este hito, los mandatarios de la región firmaron este jueves un documento conmemorativo imitando el acto de firma del Tratado de Chaguaramas (Trinidad y Tobago) que se llevó a cabo el 4 de julio de 1973 para constituir lo que hoy en día es Caricom.

Este aniversario coincidió con la celebración de la 34 Cumbre de Caricom en Trinidad y Tobago, a la que también han sido invitados mandatarios de otros países, como el venezolano Nicolás Maduro, que se espera que se una el sábado, el último día de la reunión.

Caricom es uno de los movimientos de integración más antiguos del mundo, y ha logrado avances en materia diplomática, de cooperación y deportiva, aunque, según recordó Persad Bissessar, aún le queda mucho por hacer en materia política, socioeconómica e ideológica.

Persad Bissessar es una de las firmes defensoras de que Caricom -fundamentalmente integrada por el Caribe anglófono- ganaría relevancia internacional y capacidad de maniobra si integrara también a República Dominicana y las islas holandesas y francesas.

En cualquier caso, insistió en que "Caricom está fuerte y unida" y pidió a sus homólogos que asuman la determinación de "de que siga siendo así" y trabajen "para que sea una fuerza aún mayor dentro de la comunidad mundial".

Para el primer ministro de Barbados, Freundel Stuart, los 40 años de historia de Caricom son "una oportunidad para reflexionar sobre las batallas luchadas y ganadas y para planear el camino por delante".

"Tenemos que mirar hacia adentro, estudiar nuestras fortalezas y recursos, afirmar nuestra fe en lo que produce esta región y todos los días, minuciosamente, acordarnos de que tenemos una contribución única que hacer al tesoro de la civilización humana", defendió.

Según dijo, los fundadores de Caricom "sabían que la mejor manera (de garantizar una mejora social) era acercar mucho más nuestros países e involucrarlos en una relación de aspiraciones compartidas, esfuerzos compartidos y recursos compartidos".

Pese a los esfuerzos realizados en los últimos 40 años, cada vez son más las críticas que apuntan a que la asociación regional ha sido incapaz de avanzar significativamente en la integración de sus mercados, algo vital para estos pequeños países que por separado tienen dificultades para atraer turismo, garantizar la seguridad y competir en un mundo globalizado y basado en economías de escala.

"Cualquier evaluación objetiva de Caricom en los últimos 40 años tiene que admitir que la población caribeña, con independencia de que sea anglófona o francesa, española u holandesa, está ahora más unida que nunca", señaló Stuart.

Los líderes de Caricom creen que parte de los problemas que sufren sus países se deben al azote de la crisis mundial desatada hacia 2007 y que se ha cebado con pequeñas economías insulares como las suyas, al tiempo que ha recortado las ayudas que les llegan del exterior, pero confían en su capacidad de sobreponerse.

"Nuestra historia de esclavitud, servicio y racismo nos ha más que preparado para lidiar con los retos que tenemos ante nosotros", dijo Stuart, que citó, entre otros, la deuda, el déficit, el desempleo y el estancamiento económico.

El Tratado de Chaguramas fue firmado hace cuatro décadas por los primeros ministros Errol Barrow, de Barbados; Forbes Burnham, de Guyana; Micheal Manley, de Jamaica y Eric Williams, de Trinidad y Tobago. Por eso, parte de los actos conmemorativos de hoy estuvieron centrados en muestras culturales esos cuatro países.

El primer ministro de Bahamas, Perry Christie, defendió el argumento de que "si Caricom no existiera, habría que crearla" y animó a sus colegas a "sentirse orgullosos" de lo logrado hasta ahora, aunque se tenga la sensación de que otras organizaciones avanzan en la integración.

"Nuestra gente sólo puede avanzar al ritmo cómodo para ellos. Nosotros como políticos podemos hablar de grandes temas, pero la práctica del día a día es la que es", argumentó Christie.EFE