Retiran cargos por narcotráfico contra cinco altos militares mexicanos

La Fiscalía federal mexicana desistió de los cargos contra tres generales y otros dos militares que fueron encarcelados hace casi un año acusados de colaboración con el narcotráfico, informó este jueves el Consejo de la Judicatura.

"Se ordenó la absoluta e inmediata libertad de" los generales Roberto Dawe, Ricardo Escorcia (en retiro) y Rubén Pérez, así como del teniente coronel Silvio Hernández (en retiro) y el mayor Iván Reyna, dijo el consejo en un comunicado.

Los tres generales, el teniente coronel y el mayor fueron enviados en agosto pasado al penal de máxima seguridad de Almoloya (Estado de México, centro) acusados de colaborar con el cártel de los hermanos Beltrán Leyva, principalmente brindando protección a cambio de millonarios pagos.

El procurador Jesús Murillo Karam envió al juez encargado las "conclusiones no acusatorias de los militares" por falta de evidencias, dijo de su lado a la AFP un responsable de prensa de la Procuraduría (fiscalía) General de la República.

Los militares podrían ser puestos en libertad en las próximas horas aunque uno de ellos, el mayor Reyna, ya tenía un proceso judicial anterior por fraude por el que podría seguir en prisión, señaló el funcionario de la fiscalía.

En la misma operación también fue detenido el general en retiro y exnúmero dos del Ejército Tomás Ángeles Dauahare, quien ya fue liberado en abril también por falta de pruebas.

Estas detenciones tuvieron lugar a pocos meses del final de la presidencia de Felipe Calderón (Partido Acción Nacional, PAN), a quien sucedió el pasado diciembre Enrique Peña Nieto (Partido Revolucionario Institucional, PRI).

El gobierno de Calderón (2006-2012) estuvo marcado por una lucha frontal contra los cárteles, que incluyó un amplio despliegue del Ejército y un duro discurso de combate a la corrupción. Durante su sexenio fueron asesinadas más de 70.000 personas en hechos que se vincularon con el crimen organizado.

La liberación de los seis militares se da luego de que también fue puesto en libertad en abril pasado Noé Ramírez Mandujano, el primer 'zar' antidrogas del gobierno de Calderón y quien había sido encarcelado en 2008, en el contexto de la 'operación limpieza', que pretendía desarticular una red de corrupción entre funcionarios que presuntamente colaboraban con el narco.

Las acusaciones contra Dauahare, en el caso que involucró a los seis militares, se basaron en los testimonios de 'Jennifer', un testigo protegido que, según un magistrado mintió en sus declaraciones que sirvieron para la fabricación de pruebas contra él. El mismo testigo protegido declaró contra Ramírez Mandujano.

lp/cd