Rousseff dice que siente orgullo de una sociedad que protesta en democracia

Brasilia, 4 jul (EFE).- La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, dijo hoy que el país debe sentirse "orgulloso" de tener una sociedad que protesta "en democracia" y "reclama más derechos", en alusión a las masivas manifestaciones registradas en las últimas tres semanas de junio.

"Si comparamos esas manifestaciones con las que ocurren en otros países, veremos que son diferentes, que en Brasil se protesta en democracia" y el Gobierno "escucha la voz de las calles", dijo en un acto celebrado en Salvador, capital del estado nororiental de Bahía.

También afirmó que, a diferencia de las protestas que se ven en Europa en medio de la crisis financiera, en Brasil no se reclama por derechos perdidos, sino por "los que aún no fueron conquistados".

La presidenta reiteró que el Gobierno "escucha y escuchará la voz de las calles" y continuará trabajando para dar a toda la sociedad un mejor futuro, aunque "con el compromiso político de atender a los que más lo precisan", que "son los que menos tienen y más sufren".

Durante las últimas tres semanas del pasado junio, millones de brasileños tomaron las calles para protestar inicialmente contra un aumento del precio del transporte, pero luego ampliaron sus demandas y exigieron mayores inversiones en salud y educación y un combate frontal a la corrupción, entre un sinfín de reivindicaciones.

Las protestas también apuntaron contra el gasto público en la Copa Confederaciones de fútbol y muchas se desarrollaron en torno a los estadios en que se disputó el torneo de la FIFA, que terminó el pasado domingo y fue la antesala del Mundial de 2014.

Rousseff hizo esas declaraciones en el marco de un acto público en el que anunció una serie de medidas de apoyo a los agricultores de la región noreste del país, que sufren con una intensa sequía.

Además de ofrecer apoyo financiero a los pequeños productores de esa zona, presidió una ceremonia en la que fueron entregadas maquinarias agrícolas y autobuses escolares destinados a un total de 269 municipios con altos niveles de pobreza. EFE