Aerolíneas de EEUU vuelven a cancelar vuelos por volcán en México

Cuatro aerolíneas estadounidenses cancelaron vuelos este viernes por segundo día consecutivo en el aeropuerto de la Ciudad de México por una ligera caída de ceniza emitida por el cercano volcán Popocatépetl, lo que generó largas filas y molestias entre pasajeros que aguardaban a ser recolocados.

A lo largo del viernes fueron cancelados unos 15 vuelos con lo que suman alrededor de 75 operaciones afectadas en las últimas 48 horas, dijo a la AFP Jorge Andrés Gómez, vocero del aeropuerto internacional de la Ciudad de México.

La terminal aérea dijo en un comunicado la noche del viernes que tras verificar el monitoreo en 48 horas, las autoridades "han confirmado que no se ha registrado una nube de ceniza volcánica" que represente "riesgo para las operaciones aéreas", debido a que las partículas que han caído son muy pequeñas y finas, menores a una décima de milímetro.

"Con la seguridad no se juega", dijo en el comunicado Armando Subirats Simón, titular de la comandancia del aeropuerto, quien sostuvo que no ha escatimado ni un detalle para que los vuelos sean seguros.

Las líneas que decidieron cancelar vuelos por precaución son Alaska Airlines, United Airlines, Delta y AirTran, indicó el portavoz del aeropuerto, que está emplazado a una distancia de unos 65 kilómetros del volcán.

El incremento de la actividad del Popocatépetl llevó el jueves a la cancelación de unos 60 vuelos, lo que afectó a alrededor de 600 pasajeros, una parte de los cuales aún esperaban el viernes a ser recolocados en otros aviones.

"Ni siquiera pueden poner unas sillas. No hay una sola persona que sepa algo, nadie dice nada, llevamos formadas seis horas", dijo a la AFP desesperada la mexicana Gabriela García, mientras aguardaba en la sala de documentación de Delta.

Como García, dos centenares de personas hacían largas esperas en medio de la incertidumbre en la sala de Delta.

El también mexicano Eusebio Pacheco señaló que junto a su novia llevaban también seis horas formados esperando para poder viajar a Quebec (Canadá), donde esperan reunirse con un familiar.

"No sabemos nada de nada, no nos dicen nada, estamos desesperados", asegura Pacheco.

La pareja cuenta que les han pospuesto dos veces la salida, en la madrugada y en la tarde del viernes, y aseguran que no se moverán hasta tener en sus manos el pase de abordar, luego de que les transfirieron nuevamente el vuelo para el sábado.

De su lado, una pareja de eslovenos que viajaban a París también con Delta dijo que les recomendaron irse a un hotel y regresar en dos días, sin que la línea cubriera los gastos de hospedaje y comida argumentando que se trata de un problema climatológico.

Una trabajadora de Delta se limitó a decir a la AFP que estaban pidiendo a la matriz de la línea aérea que enviaran aviones con mayor capacidad a la Ciudad de México.

El vocero del aeropuerto señaló que las operaciones ya se están normalizando paulatinamente y que los vuelos procedentes de Europa, así como de otras regiones del mundo, han estado aterrizando este viernes regularmente.

El Popocatépetl, la segunda cumbre de México con sus 5.452 metros de altura, intensificó su actividad el jueves. Según el último reporte del oficial Centro Nacional de Prevención de Desastres de las 19H00 locales (00H00 GMT del sábado), el volcán ha registrado tremor de baja frecuencia junto a la emisión de fragmentos incandescentes a alturas superiores a 1 km.

Las autoridades, que no descartan revisar el nivel de alerta, recomendaron a la población cercana al volcán tomar medidas de precaución como el uso de tapabocas y pañuelo y mantenerse en lo posible dentro de las casas u oficinas.

El Popocatépetl, también conocido como "Don Goyo", ha incrementado su actividad desde mayo, cuando las autoridades mantuvieron durante 27 días el nivel de alerta amarillo Fase 3 (previa a la evacuación de comunidades) en los alrededores del volcán, aunque el 7 de junio decidieron reducirla a Fase 2.

Unos 4,5 millones de personas viven a 50 km a la redonda del volcán, 650.000 de ellas en zonas consideradas de alto riesgo, y está restringido el paso a menos de 12 km del cráter.

csc-jg/lp/cd