Ecuador contactará con países para crear "lista negra" árbitros extranjeros

Quito, 6 jul (EFE).- El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, anunció hoy que prevén contactar con otras naciones para elaborar una "lista negra" de árbitros internacionales que, en su opinión, intentan desprestigiar a los países.

"Hemos tomado la decisión de contactarnos con países amigos para publicar en una lista todos estos árbitros internacionales que se han dedicado a tratar de destruir a nuestros países", dijo Glas en el informe semanal de labores en el que reemplaza al jefe de Estado, Rafael Correa, que se encuentra de vacaciones.

Glas apuntó que prevén "hacer una suerte de lista negra de estos árbitros para que Venezuela, Bolivia, Ecuador, Argentina, Nicaragua, denunciemos este sistema corrompido de arbitrajes".

"No vamos a permitir que estos tribunales de arbitraje traten de destruir la economía de nuestros países y, todos juntos, nos opondremos a cualquier participación de este tipo de árbitros que están dedicados a destruir la economía de nuestras naciones y de ser serviles o complacientes" con compañías trasnacionales, dijo.

"No van a poder con nosotros, la dignidad de nuestros pueblos puede más que el bolsillo gigante que tengan esas compañías trasnacionales y sus acólitos también, algunos congresistas norteamericanos que se dedican a atacar a Ecuador", apuntó.

En marzo pasado, Correa aseguró que su país dará una respuesta "nacional, regional y global" ante los "abusos" que dijo han cometido trasnacionales, sobre todo petroleras, con demandas al Estado en organismos internacionales de arbitraje.

Además, señaló que la Asamblea Nacional denunciará o anulará los tratados de protección bilateral de inversiones (TBI) suscritos en el pasado.

Ello porque, según dijo, los TBI sólo benefician a las trasnacionales, así como los tribunales de arbitraje internacional que acogen este tipo de demandas de grandes corporaciones.

Puso el ejemplo del caso de la petrolera Occidental (Oxy), que ha demandado a Ecuador por violar supuestamente el TBI con Estados Unidos, aunque el tribunal arbitral que trató el caso reconoció que la compañía violó el contrato que tenía con el Estado ecuatoriano.

Un tribunal del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativa a Inversiones (Ciadi), del Banco Mundial, se declaró competente de conocer el caso, pese a que no podía hacerlo según el propio contrato firmado por la petrolera, señaló entonces Correa.

También se refirió al caso con la petrolera Chevron, que logró que un tribunal de arbitraje de Naciones Unidas fallara contra el Estado por no haber impedido que se aplique una multimillonaria condena contra la compañía en un juicio privado de contaminación ambiental en la Amazonía.

Correa explicó que los juicios privados no están amparados en el TBI con Estados Unidos, y que el juicio ambiental no lo planteó el Estado sino comunidades indígenas y de colonos de la Amazonía, por el daño ambiental que consideran dejó en esa zona mientras explotó petróleo entre 1964 y 1990.

Recordó, asimismo, que Texaco, posteriormente adquirida por Chevron, abandonó el país en 1992 y que el TBI con EE.UU. entró en vigor en 1997, por lo que, a su parecer, el tribunal ejerció su fallo de forma retroactiva, lo que es improcedente. EFE