Froome, un huracán en pleno verano

Ax 3 Domaines (Francia), 6 jul (EFE).- El británico Chris Froome se convirtió en un huracán en pleno verano en la primera etapa de montaña del Tour de Francia que tuvo como escenario los Pirineos, donde apartó a todos los rivales de la general al mando de un Sky intratable, capaz de gobernar la carrera a su antojo.

El director del Sky, Dave Brailsford, dijo la víspera que "habría boxeo" en los Pirineos. Y vaya si lo hubo. Un ultraligero como Froome, longilíneo, de apenas 71 kilos, se convirtió en un peso pesado a la hora de atizar a los enemigos de la carretera.

En el primer asalto, poco tanteo y golpe directo al mentón. Froome noqueó a Alberto Contador en su propio terreno y le hizo ver quién es el jefe del Tour. El madrileño, que pasó las de Caín en el ascenso a Ax 3 Domaines, se dejó en meta 1.45 minutos y en la general es séptimo a 1.51. Un lastre inesperado.

"No me he encontrado nada bien, espero que haya sido un mal día y que mañana vaya mejor" acertó a decir Contador.

El directo fue más leve para el murciano Alejandro Valverde (Movistar), tercero en meta a 1.08 y el mismo puesto en la general a 1.25. El murciano también claudicó ante Froome, pero superó en la cima a su compañero colombiano Nairo Quintana, protagonista de la etapa con la escapada en Pailhères y noveno en meta, en el mismo tiempo de Contador.

Valverde no encontró otra explicación que la superioridad del nuevo líder. "Froome está intratable y no hay quien aguante el ritmo del Sky".

Dentro del top ten llegaron los escaladores del Euskaltel Euskadi, Igor Antón y Mikel Nieve, muy activos en los dos puertos de la jornada, el primero de ellos en Pailhères y el segundo en Domaines.

Los efectos colaterales de la tormenta del Sky con Froome al frente llegaron a todos y cada uno de los nombres ilustres del pelotón, los en principio integrantes en la segunda fila de favoritos.

"Purito" Rodríguez (Katusha) tenía marcada la etapa, pero se cebó con el ritmo de los hombres de Froome desde el inicio del puerto y perdió 2.06 minutos. "Tenía que haber hecho como los corredores del Sky", admitió su error. El catalán es noveno en la general a 2.31 .

Peor le fue el combate al luxemburgués Andy Schleck (Radioshack), lejos de la forma que le dio el triunfo en 2010 tras la descalificación de Contador.

El menor de los Schleck acumuló un retraso de 3.34 en meta y en la general pierde ya 4 minutos, por lo que sus objetivos deberán orientarse a ganar alguna etapa.

Y Cadel Evans (BMC) dio otro paso atrás y fue el peor de todos. Cedió 4.13 minutos en meta y la general se pierde en el anonimato, puesto 23, a 4.36 de Froome.

Nada que objetar, pues, a la primera exhibición de Christopher Froome, quien ganó su segunda etapa en el Tour y se enfundó el primer maillot amarillo. Es su año, no está Wiggins ni nadie que le pare en los puertos. Ahora vuela en libertad hacia la victoria final en París. EFE