Avión solar Impulse finaliza viaje a través de EEUU al aterrizar en Nueva York

El avión solar Impulse, una aeronave experimental que fue piloteada en turnos por dos aventureros suizos, aterrizó este sábado en Nueva York poniendo fin a un largo viaje que comenzaron en mayo pasado y que lo llevó a cruzar Estados Unidos de costa a costa.

El aparato aterrizó en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York a las 03H11 GMT, antes de su horario previsto debido a que se detectó una rajadura de 2,5 metros en la tela que cubre la parte baja de su ala izquierda.

El piloto Andre Borschberg se reunió en el aeropuerto con su compatriota Bertrand Piccard y los dos posaron juntos de manera triunfal para los fotógrafos. Ambos pilotos se turnaron para volar el gigantesco aeroplano a través de todo el territorio estadounidense, de oeste a este.

El avión impulsado por energía solar despegó poco antes del alba de este sábado desde el aeropuerto internacional Dulles de Washington para realizar su última etapa.

"Estoy sumamente feliz de estar aquí", dijo Borschberg a los periodistas tras el aterrizaje. "Cada momento es un descubrimiento, una exploración. No se trata solo de tecnología, sino sobre lo que esto representa", precisó.

"Se suponía que este iba a ser el tramo más corto y fácil de la travesía", señaló Piccard, "pero resultó ser el más difícil".

Piccard dijo que tenían sentimientos encontrados al concluir su largo viaje. "Normalmente uno se siente un poco triste y nostálgico, pero nos sentimos aliviados (de arribar) luego de sufrir ese problema en el ala", añadió.

El viaje de costa a costa que realizó el avión solar comenzó el 3 de mayo, cerca de San Francisco (California). La aeronave continuó su periplo aterrizando en días posteriores en Phoenix (Arizona), Dallas/Fort Worth (Texas), St. Louis (Misuri), Cincinnati (Ohio), en la capital Washington y finalmente en Nueva York.

El Impulse es un avión de fibra de carbono, de 1.600 kilos de peso y una envergadura de 63,4 metros, equivalente a la de un Boeing 747.

La aeronave funciona con 12.0000 células fotovoltaicas capaces de producir la electricidad suficiente como para recargar su batería de litio de 400 kilos, necesaria alimentar cuatro motores eléctricos con hélice de 10 caballos de fuerza cada uno, tanto de día como de noche.

Volar por encima del puente Golden Gate, al inicio del periplo, es uno de los mejores recuerdos de viaje para Piccard, mientras que para Borschberg la aventura estuvo marcada por episodios más peligrosos, por ejemplo, cuando el viento se volvió un obstáculo para el buen funcionamiento del avión.

La travesía de Estados Unidos fue "más difícil de lo previsto debido al estado del tiempo: hubo muchos tornados, tormentas, por lo cual varios de nuestros vuelos fueron retrasados o postergados", agregó. "A pesar de todo sigue siendo un gran éxito", subrayó.

El objetivo del periplo es la promoción de tecnologías que utilizan energías renovables.

"Nuestro objetivo no es sólo cruzar Estados Unidos, este proyecto debe ser útil para la sociedad, para mostrar a la gente cuán eficaz puede ser el mundo utilizando tecnologías limpias", subrayó el suizo.

En cada escala, el avión ha estado en exhibición entre una semana y diez días, para que los interesados pudieran verlo y hablar con los pilotos.

El avión Solar Impulse, un proyecto lanzado hace 10 años por Piccard y Borschberg, realizó su vuelo inicial en junio de 2009.

En 2010, el avión solar efectuó un vuelo sin escala de 26 horas, mostrando así su capacidad para acumular suficientemente energía de día como para poder volar de noche.

Un año después, hizo su primer trayecto internacional entre Bélgica y Francia, y en junio de 2012, su primer periplo transcontinental de 2.500 km entre Madrid y Rabat, Marruecos, en 20 horas.

Los dos pilotos prevén una vuelta al mundo en 2015 con una versión mejorada de este aparato.

Piccard, psiquiatra de formación, es el nieto del físico Auguste Piccard, inventor del globo estratosférico; su padre es el oceanógrafo Jacques Piccard, uno de los inventores del submarino Trieste que batió récords de navegación en profundidad

bur-ch/cd