Colombia extradita a EE.UU. a su "último gran capo" de la droga

Bogotá, 9 jul (EFE).- Las autoridades colombianas extraditaron hoy al que consideran el "último gran capo" de la droga del país, Daniel "El Loco" Barrera, líder de una organización que supuestamente introdujo en Estados Unidos centenares de toneladas de cocaína durante décadas.

La Policía Nacional colombiana entregó hoy hacia las 07.00 horas (12.00 GMT) a Barrera a manos de agentes del Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA), que luego fletaron el avión que llevó al narcotraficante hacia Nueva York.

Dos tribunales de Nueva York y uno del estado de la Florida requerían en extradición a este narcotraficante colombiano, que meses atrás fue presentado por el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, como "el último gran capo" del país.

Antes de la entrega del narcotraficante, el director de la Policía Nacional de Colombia, el general José Roberto León Riaño, dijo: "Este es el mensaje. Lo mejor es que (los narcotraficantes) se sometan a la justicia, porque tarde o temprano la Policía Nacional los capturará en cualquier parte del territorio nacional o el extranjero".

El sociólogo y director de la ONG Acción Andina, Ricardo Vargas, explicó a Efe que "las formas de control del negocio del narcotráfico que tenían personajes como este se están acabando, pero las redes siguen operando con actitudes menos visibles y estructuras desconocidas".

Es decir, el perfil del narcotraficante colombiano que encabeza una sola red y que es fácilmente identificable se extingue con Barrera, lo que marca el inicio de "una fase muy consolidada de redes que racionalizan sus tareas y se mueven de manera más tranquila, de bajo perfil", dijo.

"Este hombre era un gran suministrador de alijos de droga a exportadores grandes", dijo Vargas antes de señalar que en ocasiones enviaba cocaína desde plataformas en Argentina y Venezuela, así como desde Centroamérica y Brasil.

Pero agregó que "hasta ahora no hay datos claros sobre cómo se va reestructurar su red porque en Colombia está avanzando una sofisticación de las redes del narcotráfico", por lo que tampoco hay un sucesor o heredero reconocido.

Cuando Barrera fue detenido en la ciudad venezolana de San Cristóbal el 18 de septiembre de 2012, en medio de un operativo multilateral en el que participaron las autoridades colombianas, estadounidenses, venezolanas y británicas, dio muestras de un cuidado extremo por pasar desapercibido.

De hecho, los agentes le sorprendieron cuando hacía una llamada de teléfono en una cabina de la vía pública, pero portaba una falsa identificación y había modificado sus huellas dactilares para eludir a las autoridades.

Venezuela deportó a Colombia a este narcotraficante en noviembre de 2012 y fue internado en una prisión de alta seguridad de la ciudad de Ibagué (centro).

Durante su tiempo en Colombia, la Policía y la Fiscalía siguieron el rastro de sus propiedades y ocuparon 425 de estas, valoradas en 27,77 millones de dólares, entre bienes inmuebles y muebles, establecimientos comerciales y sociedades supuestamente usadas para lavar dinero del narcotráfico.

Todas ellas figuraban a nombres de familiares, incluidos su madre y un hermano con síndrome de Down, que son inimputables, pero que se suman como testaferros a una decena de personas detenidas en 2010 por estos hechos.

Tras estas investigaciones, la Corte Suprema de Justicia de Colombia avaló el pasado 5 de abril la extradición de Barrera a Estados Unidos por los delitos de narcotráfico.

Barrera, nacido en 1968, tejió alianzas durante décadas con grupos al margen de la ley de tan distinta índole como las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) o las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en el negocio de la coca.

En los últimos tiempos, Estados Unidos ofrecía una recompensa de 5 millones de dólares por informaciones que llevaran a la captura del "Loco", mientras que Colombia ofrecía 2,7 millones de dólares.

Según las investigaciones, años atrás Barrera compraba clorhidrato de cocaína a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y las revendía al Bloque Centauros de las Autodefensas, que lideraba el jefe paramilitar Miguel Arroyave, cuya muerte se atribuye a Barrera y al fallecido en 2010 Pedro Oliverio Guerrero, alias "Cuchillo".

Precisamente, el "Loco" Barrera y "Cuchillo" sellaron una alianza en el Ejército Revolucionario Popular Antiterrorista de Colombia (ERPAC), que se sometió parcialmente a la Justicia en 2011. EFE

agp/dmt