EE.UU. sigue dudando de que opositores sirios hayan usado armas químicas

Washington, 9 jul (EFE).- El Gobierno de EE.UU. dijo hoy que continúa poniendo en duda que los rebeldes sirios hayan usado armas químicas, después de que Rusia afirmara que lo ha podido verificar de forma independiente y entregara los resultados de sus pruebas a la ONU.

"Dudamos seriamente de que las armas químicas hayan estado fuera de la esfera de control del Gobierno sirio", afirmó en su rueda de prensa diaria el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

Según Carney, EE.UU. todavía espera ver "alguna evidencia que respalde la afirmación de que alguien aparte del Gobierno sirio ha tenido la capacidad o ha usado armas químicas".

Hasta ahora la Casa Blanca ha dado por probado el uso de armas químicas por parte del régimen del presidente sirio, Bachar Al Asad, lo que motivó su decisión de comenzar a dar asistencia militar a los rebeldes, aunque han trascendido muy pocos detalles al respecto.

Mientras, Rusia ha podido verificar de forma independiente que la oposición siria utilizó agentes químicos en un ataque lanzado en marzo pasado en la provincia de Alepo y entregó hoy los resultados de sus pruebas a Naciones Unidas.

"Los resultados de las pruebas recogidas por nuestros expertos sobre el terreno indican claramente que se empleó gas sarín y hay razones suficientes para creer que fue la oposición la que usó esas armas químicas", dijo hoy el embajador ruso en la ONU, Vitaly Churkin.

El embajador precisó que el ataque investigado por su país tuvo lugar el pasado 19 de marzo en la población de Jan al Asal (Alepo), que fue bombardeada con un misil que incluía material químico en un ataque con al menos 26 muertos.

"Es un documento muy amplio y técnico que acabamos de recibir y que estamos estudiando y, por lo tanto, todavía no tenemos una reacción inmediata", comentó después ante la prensa el portavoz de la ONU, Martin Nesirky.

Al menos 93.000 personas han muerto en Siria desde el inicio del conflicto en marzo de 2011, según datos de Naciones Unidas, aunque el Observatorio Sirio de Derechos Humanos ha elevado ya la cifra a más de 100.000. EFE