España asegura a OEA que "en ningún momento" entorpeció el viaje de Morales

Washington, 9 jul (EFE).- El embajador de España ante la OEA, Jorge Hevia, subrayó hoy que "en ningún momento" España entorpeció el viaje del presidente boliviano, Evo Morales, y reiteró las disculpas en caso de que se "malinterpretara" la actuación del embajador español en Viena, Alberto Carnero.

En una sesión extraordinaria sobre el asunto en el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), Hevia respondió a las acusaciones del ministro boliviano de Gobierno, Carlos Romero, quien tachó de "grotesca" la actuación de Carnero durante la larga escala de Morales en Viena el 2 de julio.

"En ningún momento entorpecimos el viaje del presidente; en ningún momento ninguna actuación nuestra puso en peligro la vida del presidente", aseguró Hevia, que representa a España como observador permanente ante la organización continental.

"España lamenta que la actuación de nuestra delegación en Viena haya podido ser malinterpretada y ofender al excelentísimo presidente de Bolivia, y si así fuere, ofrecemos nuestras disculpas al respecto", indicó.

Bolivia acusa al embajador español en Viena de condicionar el permiso de sobrevuelo y repostaje en España a que se le autorizara a inspeccionar el avión de Morales, debido a la sospecha de que llevara al extécnico de la CIA Edward Snowden, buscado por EE.UU.

"Somos conscientes que alguna intención nuestra ha podido ser malentendida, pero hemos escuchado críticas y reproches que consideramos desproporcionados. Esperamos que este tema no se sobredimensione porque eso no beneficia a nadie", indicó Hevia.

Aseguró que España "no violó ningún tratado ni convención internacional" ni tampoco "demoró ni denegó ni canceló ningún permiso de sobrevuelo en su territorio nacional".

La intención de España "nunca fue dificultar, sino más bien intentar encontrar una solución al incidente", que "ha sido una experiencia difícil y penosa para todos", aseguró.

"España espera que en el futuro no vuelvan a ocurrir incidentes tan lamentables como éste", concluyó.

El ministro boliviano Romero, que representó a Bolivia en la reunión, respondió a esa exposición al señalar que lo sucedido en Viena "refleja no solamente el condicionamiento del embajador, sino también del propio canciller" español, José Manuel García-Margallo.

"Si España ha colaborado, ¿cómo se explica que el canciller Margallo haya pedido al boliviano una nota expresa en la que certificara que el ciudadano Snowden no se encontraba en la aeronave si quería que se facilitaran las gestiones?", señaló Romero.

Italia, Francia y Portugal, acusados también por Bolivia de dificultar el sobrevuelo del avión de Morales en el trayecto de Moscú a La Paz, dieron también explicaciones en la reunión.

El embajador de Italia ante la OEA, Sebastiano Fulci, pidió que la mención a su país se retire del proyecto de resolución presentado por Bolivia, Ecuador, Venezuela y Nicaragua, dado que "Italia no tuvo absolutamente nada que ver con los obstáculos al vuelo".

Italia "nunca retiró la autorización del sobrevuelo del avión" de Morales, pero ésta quedó cancelada "automáticamente" cuando la aeronave aterrizó en Viena, siguiendo procedimientos convencionales, por lo que pasó a gestionarse un nuevo permiso, explicó Fulci.

"No es Italia quien debería pedir disculpa a Bolivia, sino exactamente lo contrario", señaló. "El contacto con Italia tuvo lugar después del aterrizaje, no antes, por lo que lo que está escrito en la resolución no es correcto".

La propuesta de resolución pide "exigir a los Gobiernos de Francia, Portugal, Italia y España las explicaciones y disculpas necesarias sobre las causas que motivaron la cancelación de las autorizaciones de sobrevuelo y/o aterrizaje" del avión.

El representante alterno de Francia ante la OEA, Lorenzo Schiavi, aseguró que en su caso la decisión se debió a un "error técnico, porque se confundieron las aeronaves", y "no tuvo naturaleza política".

La observadora alterna de Portugal, Rosa Bartoreu, subrayó que en su caso también hubo un error técnico y que su país "no creó ninguna situación que pueda poner en peligro la vida" de Morales. EFE