Gobierno panameño propone cárcel para los que difundan falsas amenazas

Panamá, 9 jul (EFE).- Las falsas amenazas o alarmas en terminales del transporte serán castigadas en Panamá con hasta tres años de prisión y una multa, anunció hoy el Gobierno panameño.

Un informe del Consejo de Gabinete indica que la propuesta crea un nuevo delito en el Código Penal de Panamá para sancionar estas acciones que buscan "causar miedo", con un mayor agravante si es en las terminales de transporte aéreo, marítimo y terrestre, que obligan al despliegue de personal de seguridad.

La iniciativa es del Ministerio de Seguridad que, aunque no precisa cifras, argumenta que "actualmente se están registrando amenazas o falsas alarmas", cuya atención causa "pérdida de tiempo y dinero, aunado al trauma en la población".

"En la actualidad no se puede proceder en contra de los sujetos activos que intentan causar pánico, terror o alteración del orden público en las instalaciones públicas y en la población en general", admite el Gobierno.

Según el proyecto de ley que presentará el Ministerio de Seguridad ante la Asamblea Nacional, se agregará un Artículo 293-A al Código Penal que establecerá que será sancionado con prisión de seis meses a un año, además de pagar los gastos de la movilización que provoque, quien busque perturbar la paz pública difundiendo información falsa.

"Si este delito es cometido en terminales de transporte aéreo, terrestre, marítimo y/o lugares de gran concurrencia de personas, la pena será de dos a tres años de prisión", apunta.

El Ejecutivo considera que en caso de que este delito lo cometa un extranjero, una vez haya cumplido la sanción "se ordenará su deportación inmediata y el impedimento de entrada al país de manera permanente". EFE