Un astronauta de Italia y otro de EE.UU. completan labores fuera de la EEI

Washington, 9 jul (EFE).- El astronauta de la Agencia Espacial Europea Luca Parmitano se convirtió hoy en el primer italiano que ha realizado labores extravehiculares con seis horas de trabajo junto al estadounidense Chris Cassidy en torno a la Estación Espacial Internacional.

La agencia espacial estadounidense NASA indicó que las labores extravehiculares comenzaron a la hora 12.02 GMT y concluyeron exitosamente a la hora 18.09 GMT.

Ésta fue la primera de dos jornadas fuera del complejo orbital programadas para julio, preparando a la estación para el acoplamiento del modulo científico ruso "Nauka" y la instalación de piezas adicionales en el espinazo de la EEI, que orbita a unos 380 kilómetros de la Tierra.

Parmitano llegó a la plataforma a finales de mayo a bordo de una Soyuz rusa y es, a sus 36 años, la persona más joven en formar parte de una expedición de larga duración en la EEI.

Durante sus labores, el italiano y el estadounidense repararon un equipo de comunicaciones con la Tierra y desmontaron un panel y un contenedor con muestras de experimentos científicos.

Durante los próximos meses la EEI recibirá, entre otros, dos cargueros rusos Progress, un carguero europeo ATV4 y la nave privada estadounidense "Cygnus".

En estos momentos, además de Cassidy y Parmitano, en la EEI residen los cosmonautas rusos Pável Vinogradov, Alexandr Misurkin y Fiódor Yurchijin, y la estadounidense Karen Nyberg.

Desde la retirada de los transbordadores estadounidenses, las naves Soyuz son el único medio de transporte de cosmonautas entre la Tierra y la EEI.

Mientras se hallaba trabajando sujeto a la viga de estribor, Parmitano también tomó fotografías del Espectrómetro Alfa Magnético a fin de dar al equipo de investigación una evaluación visual de la condición de este avanzado detector de partículas.

Los dos "albañiles" espaciales completaron su excursión instalando una cubierta aislante de múltiples capas que protege la faz de acoplamiento de un adaptador presurizado montado sobre el módulo Harmony. EFE