Bruma, joven promesa lusa, acosado por hinchas del Sporting según su agente

Lisboa, 11 jul (EFE).- El extremo luso Bruma, considerado la mayor promesa futbolística de Portugal, fue acosado y amenazado por hinchas del Sporting de Lisboa, club con el que se mantiene un conflicto sobre la renovación de su contrato, según denunciaron hoy los representantes del jugador.

El joven extremo, de origen guineano y considerado por algunos como "el nuevo Cristiano Ronaldo", no se presentó hoy al entrenamiento del Sporting, con el que negocia su continuidad desde hace semanas.

Armindo Tué Na Bangna, más conocido como Bruma, es con apenas 18 años seguido de cerca por equipos como el Chelsea inglés, aunque el club lisboeta mantiene su intención de conservar al futbolista.

El tutor y agente del jugador, Catio Baldé, aseguró a medios lusos que éste fue acosado por aficionados del Sporting e incluso denunció ante la policía el incidente, mientras que el presidente del club de los "leones", Bruno Carvalho, dijo desconocer los hechos.

Bruma se encontraba en las inmediaciones del hotel donde se aloja cuando algunos hinchas de uno de los grupos más radicales del Sporting le asediaron, según relató el letrado del futbolista, Bebiano Gomes.

"El jugador fue acosado y amenazado por elementos de la 'Juve Leo' y tuvo que refugiarse junto a una estación. Lo pusieron contra un coche para que no saliese", aseguró Gomes a medios portugueses.

El internacional luso por la selección sub-20, que brilló por el conjunto de las "quinas" en el Mundial celebrado este verano, se ha visto envuelto en una agria polémica con los responsables del club portugués, que defiende que su contrato termina al final de la próxima temporada.

El abogado del jugador, sin embargo, consideró que el acuerdo acabó el 30 de junio de este año, por lo que presentó hoy ante los tribunales la nulidad de su contrato con el club.

El presidente del Sporting, por su parte, cargó contra los agentes de Bruma, y lamentó que el extremo esté "mal asesorado" por personas de su entorno. EFE