Senadores exigen que Obama aclare futura presencia de tropas en Afganistán

Washington, 11 jul (EFE).- Varios líderes del Senado de EE.UU. exigieron hoy que el presidente Barack Obama aclare las opciones sobre la futura presencia de tropas estadounidenses en Afganistán más allá de 2014, cuando se prevé que la mayoría salga de ese país.

Durante una audiencia en el Senado, el enviado especial del Departamento de Estado para Afganistán y Pakistán, James Dobbins, señaló que las negociaciones continúan en curso y que, en todo caso, la presencia militar de EE.UU. en 18 meses dependerá del acuerdo que se logre con Kabul.

El presidente Obama "aún está revisando un abanico de opciones de su equipo de seguridad nacional y no ha tomado una decisión sobre el (eventual) tamaño de la presencia militar de EE.UU. más allá de 2014", precisó Dobbins durante una audiencia convocada por el Comité de Relaciones Exteriores del Senado para analizar los planes de transición en Afganistán.

"Al contrario de Irak, con el que muchas veces se hacen comparaciones, los afganos en realidad necesitan que nos quedemos. La mayoría de los afganos quiere que nos quedemos, y nosotros hemos prometido quedarnos", afirmó Dobbins.

El funcionario admitió que tanto Estados Unidos como la OTAN asisten a un "momento crucial" en su período de transición de un papel de combate a uno de "asesoría" en Afganistán, pero que el Gobierno de Washington "está comprometido a continuar apoyando a un Afganistán plenamente soberano, democrático y unido".

"No tenemos intenciones de repetir los errores de las décadas de 1980 y 1990", enfatizó Dobbins.

Ese compromiso "de largo plazo" gira fundamentalmente en dos metas: por un lado, dar capacitación, asistencia y asesoría a las fuerzas afganas para las tareas de seguridad y, por otro, "asegurar que continuamos persiguiendo a los remanentes de Al Qaeda o sus afiliados", precisó Dobbins, el diplomático estadounidense de mayor rango en la región.

En la misma audiencia, Peter Lavoy, subsecretario de Defensa interino para asuntos de seguridad en Asia y el Pacífico, afirmó que "Estados Unidos está en transición en Afganistán, no abandonando el país" y que se continúa negociando un "acuerdo de seguridad".

En la actualidad, el plan es retirar las tropas de combate de Afganistán para finales de 2014 y, si se logra un acuerdo con las autoridades afganas, dejar sobre el terreno a un reducido número de expertos en capacidad de consultores.

Sin embargo, la Casa Blanca no descarta la "opción cero", es decir, la posibilidad de que Estados Unidos se retire por completo del país, según adelantó esta semana el diario "The New York Times".

Preguntado al respecto, Dobbins calificó los informes sobre la presunta "opción cero" como "desequilibrados" y "de poca ayuda".

Se calcula que las fuerzas de la coalición en Afganistán suman un total de 100.000 soldados de unos 48 países, incluyendo a unos 63.000 estadounidenses.

Una de las recomendaciones que ha hecho el Pentágono es que Estados Unidos deje en el país asiático a hasta 13.600 soldados, según fuentes allegadas a las negociaciones.

Al inicio de la audiencia, el presidente del Comité, el senador demócrata Bob Menéndez, señaló que existe una "profunda ansiedad en la región" sobre los planes futuros de EE.UU. en Afganistán y que los afganos, en particular, quieren saber que "EE.UU. no los abandonará, como alegan los talibanes".

"Creo que el presidente Obama debe enviar una señal a los afganos y a nuestros aliados sobre cuál será la presencia de EE.UU. después de 2014 bajo un acuerdo de seguridad... la falta de claridad sobre este punto" ha provocado conjeturas en la región, dijo Menéndez, demócrata por Nueva Jersey.

El senador republicano de Tennessee, Bob Corker, por su parte, coincidió con Menéndez en que esa falta de claridad resulta "casi embarazoso" y mina los esfuerzos en Afganistán, por lo que exigió que su Gobierno "tome una decisión" pronto sobre el futuro rumbo de la "estructura de las fuerzas" en ese país. EFE