El PRI reconoce derrota en contienda por gobernación clave en México

México, 13 jul (EFE).- El candidato del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la gobernación de Baja California, Fernando Castro Trenti, reconoció hoy que los resultados parciales de los comicios del pasado 7 de julio le son adversos.

"Tenemos que asumir nuestras responsabilidades; en la política tenemos que asumir las cosas con responsabilidad", dijo Castro Trenti en conferencia de prensa en la ciudad de Tijuana.

Los resultados oficiales parciales favorecen a Francisco Vega de Lamadrid, postulado por la coalición Unidos por Baja California, encabezada por el conservador Partido Acción Nacional (PAN), gobernante en el estado desde 1989.

El PRI había demandado inicialmente un recuento total de los votos en Baja California en medio de la incertidumbre surgida a raíz de los problemas que presentó el sistema de resultados preliminares, para retroceder días más tarde y solicitar la apertura de paquetes electorales sólo en casos específicos previstos en la ley.

Citado por medios locales, Castro Trenti, aspirante de la Coalición Compromiso por Baja California, encabezada por el PRI, pidió a los militantes del partido dar "vuelta a la hoja" y continuar trabajando en favor de la agrupación.

El aspirante ya había adelantado su posición en un mensaje publicado hoy por medios locales.

"Una vez terminados los cómputos distritales, estoy cierto que los resultados no me son favorables", dijo en su mensaje, en el que agradeció a familia, seguidores y colaboradores que lo apoyaron en su campaña.

Anunció también que regresará a la Cámara de Diputados de México, donde pidió licencia en diciembre para buscar la candidatura.

Casi simultáneamente, el líder nacional del PRI, César Camacho, aceptó la derrota de su partido en la elección de gobernador en Baja California.

"Los datos con los que contamos nos dan una situación de desventaja en Baja California y Fernando Castro Trenti ha decidido, con el respaldo del partido, no impugnar la elección", anunció hoy en conferencia de prensa en Ciudad de México.

Apenas ayer, Camacho no había descartado acudir a los tribunales para impugnar resultados electorales desfavorables a su agrupación.

La posición del partido, expuso, será saber dónde hay posibilidades reales de modificar las tendencias. "Si no es así, seremos los primeros en sugerir que hasta allí quede. Por eso (...) es que no descarto la posibilidad de ir a tribunales, pero insisto que será, por supuesto, la excepción", expresó ayer.

El presidente del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Baja California, Rubén Castro Bojórquez, consideró la víspera que el lunes se podrá saber con certeza quién ganó la gubernatura estatal y con qué proporción de los votos.

El puesto de gobernador en ese estado noroccidental, fronterizo con Estados Unidos, fue el más importante en disputa en los comicios locales celebrados el 7 de julio en 15 estados del país, a los que estaban convocados cerca de 30 millones de electores.

El PRI, que volvió a la Presidencia de México en diciembre del año pasado después de que el PAN se la arrebató en el 2000, perdió el Gobierno de Baja California en 1989 en una época en la que acaparaba el mapa político del país. EFE