Cabecilla de pandilla muere en explosión en cárcel en Honduras

Un cabecilla de la pandilla Mara 18 (M-18) murió la noche del viernes junto a su pareja y otros dos pandilleros resultaron heridos al explotar un artefacto en el centro penal de la ciudad de San Pedro Sula, 240 km al norte de la capital, informaron el sábado las autoridades hondureñas.

"Por la escena y evidencia encontrada se deja claro que se utilizó un artefacto que habría sido manipulado y provocó la tragedia (pero) se continúa investigando", declaró al diario La Prensa el jefe de la 105 Brigada de las Fuerzas Armadas con sede en esa ciudad, René Ponce.

Los fallecidos eran Sergio Yahir Canales Vindel (28), conocido como "el Conejo", considerado cabecilla de la 18, y su compañera Veira Yanira Perdomo Jaco (21), ambos recluidos en la misma celda.

Los dos heridos por el artefacto fueron trasladados a un hospital.

La información no había trascendido antes porque los miembros de la pandilla no dejaban entrar a las autoridades a la celda donde estaban 118 miembros de esa pandilla, según informes de otros medios locales.

En la cárcel hay 2.328 reclusos pese a que fue construida para menos de la mitad.

Las 24 cárceles de Honduras con consideradas bombas de tiempo porque albergan a más de 12.000 reos y fueron construidas para 8.500.

La peor tragedia en las cárceles latinoamericanas ocurrió en la prisión de Comayagua, 90 km al norte de la capital hondureña, donde el 14 de febrero del 2012 murieron 362 reos en un incendio.

nl/du