PCC incluye lucha contra homofobia en sus estatutos, según activista cubano

La Habana, 19 jul (EFE).- El gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC, único) incluyó recientemente en sus estatutos el deber de "enfrentar resueltamente" los prejuicios y la discriminación por orientación sexual, según divulgó un conocido activista de la comunidad LGBT de la isla que milita en esa formación.

El periodista y activista Francisco Rodríguez publicó en la última entrada de su blog "Paquito el de Cuba" que esa y otras modificaciones al documento rector del PCC están circulando entre los militantes "a través de un boletín de información interna para los núcleos con fecha de febrero del 2013".

"Enfrentan resueltamente los prejuicios y conductas discriminatorias por color de la piel, género, creencias religiosas, orientación sexual, origen territorial y otros que son contrarios a la Constitución y las leyes, atentan contra la unidad nacional y limitan el ejercicio de los derechos de las personas", reza en concreto el párrafo que según Rodríguez fue añadido a los estatutos.

Se trata de un nuevo inciso que ahora forma parte del artículo "que trata los deberes del militante" en el documento rector de la organización política.

El blog de Rodríguez, una de las web de defensa de los derechos LGTB más conocidas del país, afirma que esa "importante definición llega en cumplimiento de uno de los objetivos de trabajo" que aprobó la Conferencia Nacional del PCC en enero de 2012.

La Conferencia Nacional aprobó entonces entre sus objetivos, por primera vez en la historia de la formación, la decisión de "enfrentar" en Cuba la discriminación de género y por orientación sexual.

Rodríguez afirmó que la modificación de los estatutos del Partido es una decisión de "trascendencia" para el activismo en defensa de la libre orientación sexual e identidad de género en Cuba, y por eso se tomó el "atrevimiento" de divulgar lo que hasta ahora es información interna de la formación.

La homofobia fue una de las puntas de lanza del llamado "quinquenio gris" en Cuba, como se conoce al periodo de "caza de brujas" de la década del 70 contra intelectuales y artistas acusados de homosexualidad, falta de compromiso con la revolución o "desviacionismo ideológico".

En los últimos años el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) ha liderado en la isla la lucha por el reconocimiento de los derechos de las personas gays, lesbianas, bisexuales y transgéneros (LGBT).

Dirigido por la diputada Mariela Castro, hija del presidente cubano Raúl Castro, el Cenesex ha promovido además un proyecto de ley que incluye la unión legal entre parejas homosexuales y cuya discusión en el Parlamento está pendiente. EFE