Violenta jornada deja en México 15 muertos, cinco de ellos policías

Una emboscada contra agentes de seguridad, una balacera y el incendio de un vehículo con sus ocupantes dejaron este jueves en México al menos 15 muertos, entre ellos cinco policías, en una violenta jornada que azotó a tres convulsos estados del país.

En Guerrero (sur), al menos tres policías federales resultaron muertos y dos lesionados de gravedad tras sufrir una emboscada en una carretera que conecta ese violento estado con su vecino Michoacán (oeste), informó a la AFP un mando policial.

Sin embargo, un funcionario del gobierno de Guerrero aseguró bajo el anonimato que son cinco los policías muertos y tres los heridos.

También en Guerrero, estado productor de marihuana y ruta de trasiego de droga, fueron asesinados a balazos dos trabajadores de la mina Los Filos, ubicada en el centro del estado.

Además, sólo durante la jornada del miércoles, unas 1.000 personas huyeron de sus hogares en tres comunidades del pueblo de San Miguel Totolapan (Guerrero) debido a balaceras entre grupos criminales.

Otro convulso estado de México es Michoacán (oeste), donde este jueves aparecieron los cadáveres de cinco personas baleadas, dos de ellas policías, según informó a la AFP un funcionario de la Subprocuraduría Regional de Justicia de Michoacán.

Los cadáveres fueron hallados en una comunidad del municipio Buenavista Tomatlán, ubicado en la conflictiva subregión michoacana de Tierra Caliente y donde el Ejército está desplegado para combatir al crimen organizado y cárteles de narcotraficantes.

En Michoacán, cuyo gobernador se encuentra ausente del cargo desde hace meses por un padecimiento médico que se niega a revelar, fue la primera región donde el expresidente Felipe Calderón (2006-2012) desplegó a las fuerzas militares contra el narcotráfico, una lucha que desató una ola de violencia que dejó más de 70.000 muertos durante su mandato.

Guerrero y Michoacán han visto surgir en sus territorios grupos de "autodefensa", civiles que se levantaron en armas argumentando defender a sus comunidades del crimen organizado ante la pasividad de las autoridades.

El cártel Los Caballeros Templarios, formado en los últimos años a partir de la caída de los líderes de otro grupo criminal local denominado La Familia Michoacana, acusan a las "autodefensas" de recibir armas y operar para la organización narcotraficante Jalisco Nueva Generación, que se cree que está asociada con el gran capo Joaquín "El Chapo" Guzmán.

En tanto en Durango (norte), las autoridades informaron sobre el hallazgo de cinco personas calcinadas -dos esposadas y tres atadas con vendas- en una camioneta incendiada debajo de un puente peatonal.

Durango limita con los estados de Sinaloa (noroeste) y Chihuahua (norte), una región conocida como el "Triángulo Dorado" donde proliferan las plantaciones de marihuana y adormideras. Esa zona de tránsito de drogas rumbo a Estados Unidos es conocida también por la fuerte presencia del cartel de Sinaloa, que encabeza "El Chapo" Guzmán, el narcotraficante más buscado por México y Estados Unidos.

Los hechos violentos de este jueves ocurrieron tres días después de la captura de Miguel Ángel Treviño, considerado el líder del cártel Los Zetas, una sanguinaria agrupación que ha cobrado poder en gran parte del país.

Treviño, a quien le negaron dos de los cuatro recursos de amparo que interpuso "por la posible práctica de tortura" debido a que se presentaron sin el protocolo correspondiente, continúa en detención preventiva a la espera de que se resuelva su situación jurídica, informó este jueves a la AFP una fuente judicial.

El fiscal general Jesús Murillo Karam, quien sostuvo que la detención de Treviño "reducirá la violencia", informó este jueves sobre la detención en Jalisco (oeste) de Víctor Hugo Delgado, uno de los operadores del Cártel de Jalisco Nueva Generación.

yo/cd