EEUU devuelve dos libros antiguos pertenecientes a la corona sueca

Nueva York, 24 jul (EFE).- La fiscalía del distrito sur de Nueva York devolvió hoy a Suecia dos libros centenarios de la colección de la casa real sueca que fueron robados por un empleado de la Biblioteca Nacional de ese país en 1995 y habían acabado en una librería de Baltimore.

"Description de la Louisiane", de Louis Hennepin e impreso en París en 1683, y "Das illustrirte Mississippithal", de Henry Lewis, impreso en Dusseldorf entre 1854 y 1858, volverán a Estocolmo dieciocho años después del robo, cuyo autor, Anders Burius, se suicidó poco después de confesar su delito en 2004.

El primero de esos libros, que contiene el primer mapa impreso del estado sureño de Luisiana y también la primera representación cartográfica de las cataratas del Niágara, perteneció al rey Carlos IV de Suecia y se incorporó a su biblioteca en 1796.

El segundo, de la colección del rey Carlos XV, pasó a formar parte de la colección real en 1873 y contiene litografías coloreadas a mano sobre la exploración del río Misisipi en el siglo XVI.

El fiscal Preet Bharara, que ha liderado la investigación junto al FBI, explicó que estos libros "ofrecen al mundo las primeras impresiones tomadas sobre el paisaje estadounidense y su gente" y ha celebrado que "la odisea haya terminado" y "estos objetos de valor incalculable estén en manos de sus verdaderos dueños".

Tras sustraer estos libros de la biblioteca pública, así como otros 54 más, Burius los vendió en la casa alemana de subastas especializada en libros Ketterer Kunst.

En 1998 el estadounidense Stephan Loewentheil, propietario de una tienda de libros antiguos en Baltimore (Maryland), los compró sin saber que eran ejemplares robados.

Loewentheil, al ser localizado por las autoridades, devolvió los libros voluntariamente y Georges Venizelos, representante del FBI en Nueva York, dijo que "aunque el delincuente no puede ser juzgado, la función del FBI de defender los intereses de la justicia va más allá de arrestar criminales".

"Estamos muy felices de haber ayudado a devolver a Suecia una parte de su patrimonio cultural", añadió.

Venizelos ha definido estos libros como "tesoros de la herencia de un país" y se ha referido al ejemplar de "Description de la Louisiane" como "un libro sobre Estados Unidos antes de que fuera Estados Unidos".

Desde la Biblioteca Nacional de Suecia, su directora, Gunilla Herdenberg, ha agradecido, de parte de su familia real, la acción conjunta de la fiscalía y el FBI, pues permitirá "que vuelvan a estar de nuevo disponibles para el público y para los investigadores". EFE