Dos meses después, sin rastro de los 12 jóvenes raptados en bar de México

A dos meses del secuestro de 12 jóvenes de un céntrico bar de Ciudad de México, sus familiares se manifestaron este viernes para exigir resultados a las autoridades en un caso que no parece avanzar y que ha generado alerta sobre la seguridad de la capital.

Abuelos, padres y hermanos de las víctimas se concentraron la tarde del viernes en el emblemático monumento del Ángel de la Independencia para luego caminar los escasos metros que les separaban del lugar donde sus familiares fueron vistos por última vez, el bar "Heaven", ubicado en la turística y comercial Zona Rosa, a pocos metros de la secretaría de Seguridad Pública.

"Ya pasaron 60 días y no nos dicen nada. No se ve que quieran entregárnoslos, que los busquen. No (hay interés), porque no son sus hijos", se lamentaba Julieta González, madre de Jennifer Robles, una joven madre de 23 años que forma parte del grupo de desaparecidos.

Luciendo camisetas con los rostros de los chicos y enarbolando carteles que rezaban "ahora son nuestros hijos y después... ¿quién será?" o "Te queremos de regreso a casa", los familiares lanzaron globos blancos y elevaron plegarias para que sus hijos aparezcan con vida pronto.

"No voy a descansar porque no se le tragó la tierra a mi hijo", expresó con ojos llorosos Josefina García, madre de Saïd, de 19 años, convencida de que los secuestradores "se equivocaron".

Además de manifestarse en numerosas ocasiones, las familias se han reunido regularmente con el fiscal capitalino, Rodolfo Ríos, a quien reclaman que no ha dado respuestas claras sobre el paradero de los jóvenes.

"Nada nos va a satisfacer hasta que nos digan: Aquí están sus hijos", subrayó García, cuyo esposo está purgando una pena en prisión desde hace diez años por crimen organizado.

La mañana del domingo 26 de mayo, un grupo de 17 individuos ingresó al bar Heaven y sacó a los jóvenes, que llevaban allí desde la madrugada, para llevárselos en camionetas, de acuerdo con los vídeos registrados por cámaras aledañas y declaraciones de tres detenidos.

Dos de los dueños del establecimiento forman parte de los arrestados y a uno de ellos se le acusa de complicidad con el grupo secuetrador. El cadáver del tercer dueño, Dax Rodríguez Ledezma, fue hallado calcinado en julio en el estado de Morelos (centro).

Según el fiscal Ríos, la razón del plagio apunta a una disputa entre las pandillas La Unión y Tepis, dedicadas a la venta de droga desde el céntrico y conflictivo barrio de Tepito.

La mayoría de los jóvenes desaparecidos provienen de ese barrio y al menos dos de ellos tienen padres que están purgando penas en prisión.

Las autoridades capitalinas, que tardaron semanas en reconocer que la desaparición de los jóvenes era un secuestro, solicitaron a la Interpol su búsqueda fuera del país y ofrecieron una recompensa de más de 777.000 dólares por información sobre ellos.

El secuestro del "Heaven" -que ya había sido clausurado brevemente en 2011 por la desaparición de otro hombre que no fue hallado- destapó también graves irregularidades en bares aledaños que fueron registrados.

El alcalde de Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, insiste en que el secuestro de los 12 jóvenes es un evento "focalizado" y lo atribuye a las pandillas, negando que operen en la urbe los grandes cárteles narcotraficantes que azotan a buena parte de México y a los que se responsabiliza de la mayoría de las 70.000 muertes que se cometieron durante el anterior gobierno de Felipe Calderón (2006-2012).

Sin embargo, expertos en seguridad creen que este caso afecta gravemente la imagen de la capital más poblada de América Latina y revela la existencia de importantes redes mafiosas.

yo-csc/gbv/cd