Sitio arqueológico guatemalteco Mixco Viejo recupera su nombre kaqchikel

Guatemala, 26 jul (EFE).- El sitio arqueológico Mixco Viejo, situado a unos 60 kilómetros al noroeste de la capital guatemalteca, recuperó su nombre kaqchikel de "Chuwa Nima'ab'äj", que significa frente a la piedra grande, informó hoy una fuente oficial.

Según un comunicado del Ministerio de Cultura y Deportes, por petición de varias entidades públicas y privadas se le devolvió el nombre original al sitio.

El "Chuwa Nima'ab'äj" fue sustituido por el de Mixco Viejo debido a una confusión del cronista Francisco Antonio de Fuentes y Guzmán, autor del libro de historia "Recordación Florida" en 1690,según la fuente.

"Él creyó que era una ciudad poqomam, cuando de hecho era la ciudad más antigua del Señorío Kaqchikel 200 años antes que la capital, Iximché", expresó la cartera de Cultura.

El nombre original fue restituido por medio de un Acuerdo Gubernativo que será entregado de forma simbólica el próximo 30 de julio a las autoridades de ese lugar.

La restitución fue emitida con el respaldo de leyes vigentes, tales como la Ley de Idiomas Nacionales aprobada por el Congreso en 2003 y el Acuerdo de Identidad y Derechos de los Pueblos Indígenas, que tiene el rango de compromiso legal y político de Estado, desde el año 2005.

"Hoy que recobra la ciudad ceremonial su nombre ancestral de Chuwa Nima'ab'äj, se hace justicia al afán indoblegable de la nación Kaqchikel, encabezada por su Ajpop Kaji Imox, a la identidad de las naciones del pueblo maya y a la historia real de los pueblos de Guatemala", destaca el comunicado.

Según la cartera de Cultura, esta es la primera vez en la historia que se restituye el nombre a un sitio arqueológico de la antigua civilización maya.

El sitio arqueológico está situado en un cerro que domina la confluencia de los ríos Pixcayá y Motagua, en el municipio de San Martín Jilotepeque, en el departamento de Chimaltenango, y fue construido a inicios del Siglo XII.

Las ruinas se dividen en 15 grupos con al menos 120 estructuras mayores, incluso templos, palacios y dos canchas de juego de pelota maya. EFE