Estrategia de estufas mejoradas reducirá consumo de leña en Guatemala

Óscar Oliva

Guatemala, 27 jul (EFE).- La estrategia de estufas mejoradas que diseña el Gobierno de Guatemala para beneficiar a unas dos millones de familias, busca reducir el consumo de 27 millones de metros cúbicos de leña que utiliza un tercio de la población del país centroamericano al año para cocinar.

Con el apoyo de la Global Alliance For Clean Kookstoves (Alianza Mundial de Estufas Mejoradas), el Gobierno del presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina, tiene previsto presentar ese plan en septiembre próximo para contrarrestar la deforestación y mejorar la salud en el área rural.

Estadísticas de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) señalan que dos tercios de los 15 millones de guatemaltecos usan leña para cocinar sus alimentos.

También que el 30 % de la población sufre de enfermedades respiratorias, en especial las mujeres y niños, a causa del humo y del hollín (sustancia crasa y negra) que produce el uso de la leña en los hogares.

La diferencia entre una estufa primitiva o tradicional y una mejorada está en la cantidad del leña que consume.

Una familia rural de siete miembros consume con una estufa tradicional cada mes un promedio de 80 leños, lo que representa un gasto de hasta 260 quetzales (33,34 dólares), mientras que con la estufa mejorada la misma provisión de leña alcanzaría para 90 días.

Además, la primitiva muchas veces está al aire libre en tanto que la mejorada se construye sobre una plancha de ladrillo o de cemento.

La estrategia de estufas mejoradas será coordinada por los ministerios de Energía y Minas (MEM) y de Desarrollo Social (MIDES).

Según el titular del MEM, Erick Archila, el proyecto forma parte de la Política Energética 2013-2017 para el país, donde la leña es la principal fuente generadora de energía con un 58 %, seguida del petróleo con el 34 % y el servicio de luz con un 8 %.

En Guatemala se consumen cada año alrededor de 27 millones de metros cúbicos de leña que equivalen a unos 600 millones de dólares.

Según estudios del Ministerio de Energía, si todos los hogares guatemaltecos que utilizan leña en sus hogares tuviesen estufas mejoradas, se podría reducir hasta en un 60 % el uso de ese producto que afecta al medio ambiente.

De esta cuenta, el Instituto Nacional de Bosques (Inab) también está involucrado en el plan del uso de estufas mejoradas.

En la Estrategia Nacional de Producción Sostenible y Uso Eficiente de Leña 2013-2024 del Inab, se contempla cultivar 48.000 hectáreas de bosques con fines energéticos, lo que equivaldría a 1,2 millones de metros cúbicos anuales.

Inicialmente la estrategia de estufas beneficiará a 100.000 hogares, aunque el proyecto es llegar hasta los dos millones.

Este 2013 se tiene proyectado instalar las primeras 10.000 estufas, las cuales tendrán un costo de 124 dólares cada uno.

Lo que busca Guatemala con la estrategia que respalda la Global Alliance For Clean Kookstoves es cambiar no sólo el consumo sino el gasto que los guatemaltecos destinan a la compra de leña porque dejan de comprar alimentos, de acuerdo con el Comisionado Presidencial para la Competitividad e Inversión, Juan Carlos Paiz.

La semana pasada, la Autoridad para el Manejo Sustentable de la Cuenca del lago de Amatitlán, benefició a 183 familias con estas estufas para reducir las enfermedades respiratorias y de la vista en mujeres y niños y también el consumo de leña.

En una reciente visita a Guatemala, la directora ejecutiva de la Alianza, Radha Muthiah, dijo que observó un gran compromiso del Ejecutivo con el proyecto de estufas mejoradas que impulsa esa organización. EFE

oro/ca/gf/lnm