Canonización de Romero "será lo más grande" para El Salvador, según iglesia

San Salvador, 28 jul (EFE).- La canonización del arzobispo de San Salvador asesinado en 1980, Oscar Arnulfo Romero, "será lo más grande" que pueda pasarle a El Salvador, afirmó hoy el máximo jerarca de la iglesia católica local, José Luis Escobar.

El actual arzobispo de San Salvador indicó que le "alegra" que el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Gerhard Ludwig Muller, haya dicho, según publicaciones de la prensa, que el proceso de Romero avanza sin obstáculos en el Vaticano.

Sin embargo, "oficialmente nosotros no tenemos ninguna información" porque "el proceso de canonización de una persona es siempre así, muy discreto", aclaró Escobar en la conferencia de prensa dominical en la catedral de San Salvador.

Comentó que, según declaraciones de Muller publicadas el viernes por el periódico italiano La Stampa, de las que se hicieron eco medios salvadoreños, "después de examinar la doctrina (...) la Congregación ha expresado ya que no hay ningún óbice, ningún obstáculo, nada que impida la canonización" de Romero.

"Qué bueno, nos alegra muchísimo; sin duda alguna, el que monseñor Romero venga canonizado será lo más grande que le puede pasar a este país", expresó.

El arzobispo pidió que "haya una actitud respetuosa de parte de todos" hacia el proceso y reiteró a los salvadoreños que hayan recibido "una gracia, un favor, un milagro" de Romero que lo reporten a la iglesia para contribuir a su canonización.

El presidente salvadoreño, Mauricio Funes, expresó el sábado su satisfacción por lo declarado por Muller.

Romero, que se caracterizó por defender a los más pobres y desprotegidos, fue asesinado de un disparo en el pecho mientras oficiaba misa en la capilla del hospital para enfermos de cáncer de San Salvador el 24 de marzo de 1980, cuando estaba a punto de estallar la guerra civil que se prolongó hasta 1992.

En 1994 se abrió el proceso de beatificación del prelado, a quien muchos latinoamericanos llaman "San Romero de América", pese a que aún no ha sido beatificado.

Tras concluirse la parte diocesana salvadoreña, en 1996 el proceso pasó al Vaticano.

En los últimos años se encontraba en una etapa de estancamiento en la Congregación para la Causa de los Santos.

Sin embargo, el 22 de abril pasado el papa lo desbloqueó, según informó el presidente del Consejo Pontificio para la Familia, el arzobispo Vincenzo Paglia. EFE