Casa Buñuel reabre sus puertas con la vocación de unir más a México y España

México, 29 jul (EFE).- La casa del cineasta Luis Buñuel en la capital mexicana reabre hoy sus puertas tras una segunda etapa de remodelación que se prolongó de mayo de 2012 a julio de 2013, y con vocación de estrechar los vínculos culturales entre España y México.

En el XXX aniversario de su muerte, uno de los cineastas (1900-1983) más influyentes de la segunda mitad del siglo pasado será recordado este lunes en el inmueble por algunos de sus amigos, así como por representantes del Gobierno español.

Fuentes del ministerio de Educación, Cultura y Deporte español confirmaron que el secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, ofrecerá una ponencia sobre Buñuel.

Además, está previsto que algunos de sus amigos lean fragmentos de su autobiografía, "Mi último suspiro" (1982), escrita por Buñuel y por su amigo el francés Jean Claude Carriere, y se proyecte el documental "Luis Buñuel: un cineasta de nuestro tiempo" (1964), de Robert Valery.

Otras actividades que se desarrollarán a partir de este lunes son dos talleres sobre cine dentro de un programa conjunto preparado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), del Instituto de Cinematografía y Artes Audiovisuales (ICAA) y de la consejería de cultura de la embajada de España en México.

Este espacio dedicado a Buñuel en México es una vivienda familiar de ladrillo visto, de dos plantas, que proyectó para el artista el arquitecto español Arturo Sáenz de la Calzada, compañero de estudios del director aragonés.

A partir de ahora el centro se convertirá en una residencia para investigadores, en un centro de estudio y formación, y a su vez en un punto de encuentro para creadores cinematográficos iberoamericanos.

La vivienda, comprada a los herederos del cineasta por 400.000 euros (531.000 dólares), buscará revivir en la capital mexicana el espíritu de la Residencia de Estudiantes de Madrid, donde Buñuel conoció a Salvador Dalí y a Federico García Lorca.

En la casa Buñuel vivió desde 1952 hasta su muerte, ocurrida en la capital mexicana, y el lugar fue un espacio de reunión y diversión con sus amigos más cercanos.

Buñuel llegó a México como un refugiado político a mediados del siglo pasado con solo tres películas en su haber, "Un perro andaluz" (1929), "La edad de oro" (1930) y "Las Hurdes, tierra sin pan" (1933).

Desde el país latinoamericano se proyectaría el resto de su vida como un gran creador con cintas como "Los Olvidados" (1950), "Nazarín" (1958) y "El Ángel Exterminador" (1962). EFE